Gracias a quién soy del Madrid

 

Soy consciente de que al escribir estas líneas me adentro demasiado en el terreno personal, traspasando la línea fronteriza de lo que la prudencia aconseja hacer público en un medio abierto y global como éste. Pero la persona a quien dedico este artículo sin duda lo merece.

Quienes me conocen bien, saben que soy un apasionado del Real Madrid. En mi familia paterna el Madrid ha sido siempre como una religión. Mi abuelo (q.e.p.d.), el mayor de mis tíos y mi primo Javi (a quien nombro pues sé que lee mis artículos) han sido siempre un fiel reflejo de esta pasión y un ejemplo para mí.

Pero pese a que ellos han ayudado mucho a que este sentimiento madridista siga presente con el correr de los años, yo soy del Real Madrid gracias a otra persona, mi tío Pepe.

Hace muchos, muchos años, cuando iba a la guardería, me llamaba mucho la atención una fotografía que de mi madre había en casa de mis abuelos maternos en la que vestía con una camisa con rayas verticales rojas y blancas. No recuerdo quién me dijo: como el Atleti. Incluso me regalaron, estando aún en la guardería, una camiseta de algodón tan parecida a la camisa de mi madre como a la elástica atlética.

A las pocas semanas, a la vuelta de un maravilloso día de pesca con mi familia materna, de aquellos que recuerdo con tanto cariño, en los que la tortilla, los filetes empanados o la ensalada de patata eran los más deliciosos manjares encerrados en aquellos inolvidables tupperwares verdes y blancos manejados con ternura por sus cocineras, mi abuela (q.e.p.d.) y mi tía Matilde, al llegar a casa aquel día, mi tío Pepe me dijo ¿pero qué es eso del Atleti? pero si tú eres del Madrid como yo, la camiseta blanca es mucho más bonita hombre.

Ya en pre-escolar, mi abuela paterna (q.e.p.d.) me regaló la equipación completa del Real Madrid. Equipo que me ha dado muchas alegrías y no pocos disgustos, equipo que en su himno reza enemigo en la contienda, cuando pierde da la mano. Y que hoy, pese a quienes rigen sus destinos lo hayan desviado un poco  de los valores que a mi juicio deben imperar en el Madrid, sigue y seguirá siendo mi querido equipo.

Gracias a mi tío Pepe hoy, sin ánimo de ofender a ningún seguidor atlético, soy del Madrid.

El pasado lunes tuve que viajar precipitadamente a Madrid. Mi tío Pepe se nos había ido. Sé que ahora el Cielo es un lugar mucho más habitable. Y lo es gracias a gente buena, humilde, con buen sentido del humor, poco amigos de discutir y de criticar, siempre sonrientes, como mi tío.

Va por tí,

David Torija Pradillo

Acerca de David Torija

Economist and MBA. Business Development Manager, Advisor and Business Strategist. Passionate about Management, Finance, Marketing, Sales, Social Media, Writing and Public Speaking. Cross Cultural and Global Minded. Hard Worker. Entrepreneur. Optimistic, Enthusiastic: Always look on the bright side of life.
Esta entrada fue publicada en Trozos de mi alma y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s