Las enseñanzas de El vendedor más grande del mundo II. Los diez secretos del éxito. Una obra de Og Mandino

El vendedor II

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. He aquí la excepción que confirma la regla.

Ya reseñé en su día la primera parte de El vendedor más grande del mundo. Hoy le toca a la segunda. Ambos forman parte de mis libros de cabecera. El secreto del éxito radica en  tener buenos hábitos y en tener la firme determinación de, a base de esfuerzo y buena práctica, conseguir las metas que uno se proponga. Esto es lo que se trata de transmitir en las dos partes de El vendedor más grande del mundo.

Estos días he vuelto a leer la segunda parte. De ahí que comparta con vosotros sus enseñanzas, porque todos tenemos algo que vender.

Al igual que la primera parte, la historia transcurre en Damasco, en tiempos de Jesucristo. Erasmo, el protagonista de esta historia, quien pasó de ser un simple camellero a ser el vendedor más exitoso del mundo (como se narra en el primer libro), vive recluido en su palacio tras la muerte de su querida esposa. Una señal divina, le devuelve la vitalidad y las ganas de transmitir el legado del éxito que él en su día recibió en forma de pergaminos.

Tras recorrer medio mundo contando los secretos del éxito del arte de vender en particular y de la vida en general, decide regalar su legado a las generaciones venideras, y dedica sus últimos días a reescribir los pergaminos que en su día él recibió, enriqueciéndolos con su experiencia vital.

Éstas son las enseñanzas que nos deja esta preciosa historia, cuya lectura recomiendo:

  • Nunca más me compadecerá de mí mismo ni me despreciaré. El día tiene 24 horas para todo el mundo y todos estamos hechos de la misma materia, por lo que con determinación, cualquiera puede conseguir lo que se proponga.
  • Nunca más saludaré la alborada sin un mapa. Uno de los hábitos más productivos que existen es fijarse objetivos ambiciosos, realistas y alcanzables cada mañana.
  • Siempre bañaré mis días en la dorada corriente del entusiasmo.
  • Nunca más volveré a ser descortés con los demás. La empatía mueve montañas.
  • Buscaré siempre la semilla del éxito en todas las adversidades. La vida es un proceso de aprendizaje continuo, las dificultades nos curten y enseñan.
  • Nunca más realizaré una tarea sin esforzarme al máximo.
  • Siempre me entregaré en cuerpo y alma a la tarea que realice.
  • Nunca más esperaré que la oportunidad se me presente en bandeja. El éxito hay que salir a buscarlo.
  • Cada noche examinaré los actos del día.
  • Siempre me mantendré en contacto con mi Creador a través de la oración. Se sea o no creyente, la vida es un regalo que hay que agradecer y aprovechar.

El vendedor más grande del mundo II

Og Mandino

Ediciones Grijalbo

Barcelona, 1988

Una reseña de David Torija

Acerca de David Torija

Economist and MBA. Business Development Manager, Advisor and Business Strategist. Passionate about Management, Finance, Marketing, Sales, Social Media, Writing and Public Speaking. Cross Cultural and Global Minded. Hard Worker. Entrepreneur. Optimistic, Enthusiastic: Always look on the bright side of life.
Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s