Ha llegado la hora de apostar por el talento

(Artículo publicado en http://www.frikonomics.com)

Desafortunadamente todos conocemos, y padecemos, la actual situación del mercado laboral español, especialmente cruel con nuestra juventud. Desde esta tribuna quiero bosquejar una serie de ideas que, a mi juicio, podíamos tener presentes para darle la vuelta a la tortilla. No pretendo dar lecciones de nada, tan sólo invitar a una reflexión constructiva.

Antecedentes históricos.

La industrialización española fue más bien tardía. Ésta tuvo su mayor impulso en la década de los 60 con la llegada de empresas foráneas.

El Plan de Estabilización de 1959 abría España al mundo tras varias décadas de autarquía. Éste estableció la convertibilidad de la peseta (lo que fortaleció nuestra divisa y la dotó de estabilidad), liberalizó las importaciones, promovió la reducción del gasto público para contener el déficit, optó por aumentar los tipos de interés y por la reducción de los salarios para frenar la inflación. Estas medidas, junto con el fomento de la inversión extranjera, facilitaron la arribada de multinacionales que, atraídas por nuestro potencial y nuestros moderados costes laborales, decidieron establecer en nuestro país sus centros de producción. Éramos, en definitiva, un país emergente.

Con el correr de los años, el encarecimiento de nuestros costes salariales junto con el atractivo y los reducidos costes laborales de otros países y áreas geográficas como China, India, el Sudeste Asiático, Latinoamérica o la Europa del Este, llevaron a muchas empresas ubicadas en España y en otros países occidentales a cerrar sus centros de producción para trasladarlos a estos países emergentes en los que, en román paladino, les resultaba más barato producir.

Dentro de algún tiempo veremos cómo la historia se repite y, países a los que considerábamos emergentes, empiezan a atesorar riqueza y conocimiento, su mano de obra comienza a ser más cualificada y costosa. Llegado este punto, esas mismas multinacionales (u otras) trasladarán sus centros de producción a África. Los otrora países emergentes  cambiarán su rol y apoyados en esa riqueza y conocimientos no se limitarán a producir barato, si no que comenzarán, por qué no, a aportar un mayor valor a lo que hacen, diseños, tecnología…

El por qué de nuestra actual situación

En España, en plena desindustrialización local, agravada por las limitaciones a nuestra agricultura, ganadería y pesca impuestas por la Unión Europea tras nuestra llegada al mercado común, nos centramos, como país receptor de turistas que somos, en el sector servicios y, en mayor medida, en la construcción. Así mismo generamos un montón de empleos basados en la intermediación, sin aportar valor alguno a lo que hacíamos.

Esa excesiva dependencia del sector de la construcción y ese exceso de intermediarios, nos ha llevado a descuidar la Investigación, el Desarrollo y la Innovación. Esta I+D+I no debe ser sólo una pantomima para pagar menos impuestos, es el camino para, a través de la investigación, aportar valor a lo que hacemos, para poder ser, en definitiva, competitivos en otras variables distintas al coste de producción.

 A este problema habría que sumarle muchos otros, como nuestra dependencia energética del exterior, que, nuestra pasión por lo políticamente correcto y el populismo, nos impide abordar con rigor.

Nuestra preferencia cultural por la estabilidad y nuestra aversión al riesgo, nos hace preferir el empleo público y estable en detrimento del emprendedurismo y el dinamismo laboral.

La educación

Uno de los factores causantes del actual paro juvenil es la existencia de un exceso de licenciados universitarios (que el mercado nacional no ha podido absorber) en detrimento de la formación profesional. Obviando otros factores, desde un punto de vista económico, una persona estudia una carrera universitaria porque no acepta el salario que el mercado ofrece a las personas con menor cualificación, porque aspira a ganar más dinero vamos. Se da la curiosa paradoja que en España parecen cobrar más las personas sin titulación universitaria (debido a una elevada demanda laboral de licenciados y diplomados universitarios).

Una solución para ellos es buscarse el pan fuera de España. Lo que supone una verdadera fuga de cerebros.

Soy consciente de que la afirmación que voy a realizar puede levantar ampollas, pero quizá todo esto se deba a que se ha apostado por una educación universitaria universal, en lugar de fomentar el mérito,  el esfuerzo y el talento como vía de acceso a los estudios superiores.

El futuro

La formación, adecuada y equilibrada, jugará un papel relevante en nuestra recuperación económica. Resulta cuando menos curioso comprobar que, mientras nuestras escuelas de negocios (ESADE, IESE ó Instituto de Empresa) ocupan los primeros lugares en los rankings mundiales, nuestras universidades no aparezcan entre las mejores. Cuando algo falla, se ha de corregir.

Quizás haya llegado la hora de dejar de asumir como válidos, excusándonos en la picaresca española o en nuestro carácter latino, determinados comportamientos o actitudes poco lícitas. ¿Quién no ha escuchado alguna vez a algún conocido vanagloriarse de cómo paga menos a Hacienda sin que ninguno de los presentes se escandalizase? Es hora de recuperar valores como lealtad, honradez y compromiso.

 Es el momento de cambiar nuestro modelo productivo, de dejar de ser meros intermediarios, de apostar por la I+D+I para poder aportar valor a lo que hacemos, de buscar la excelencia formativa, de promover el talento.

Para bien o para mal, el mundo está montado así. En una economía globalizada debemos ser competitivos y si no podemos serlo en precio tendremos que serlo en valor.

 

David Torija Pradillo

davidtorija@coev.com 

Acerca de David Torija

Economist and MBA. Business Development Manager, Advisor and Business Strategist. Passionate about Management, Finance, Marketing, Sales, Social Media, Writing and Public Speaking. Cross Cultural and Global Minded. Hard Worker. Entrepreneur. Optimistic, Enthusiastic: Always look on the bright side of life.
Esta entrada fue publicada en Management & Leadership y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s