Reseña del libro: De aquí se sale. Una obra de Mario Conde


Suculento y atractivo el título del último libro de Mario Conde, invita a su compra en unos momentos en los que hace falta optimismo y valentía para, precisamente, como dice el título de la obra, salir de ésta.

Para titularlo Mario Conde se inspiró en la frase que escuchó justo antes de que se cerrase, creo que por primera vez, su celda tras su ingreso en prisión: de aquí se sale don Mario, de aquí se sale.

Empecé a leer el libro con entusiasmo, tras haber disfrutado con la lectura de su obra precedente, Los días de gloria, que también reseñé en este espacio.

No puedo evitar sentir cierta decepción con su contenido, pues esperaba algo distinto. Esperaba que el libro se centrase en trazar directrices, en esbozar un plan estratégico que, basado en la dura experiencia vital de su autor, fueran para el lector un rayo de esperanza y una guía con la que trabajar para salir de la actual crisis económica. Pero tan sólo se dedica a estos menesteres una tercera parte del libro, centrándose, a mi juicio en exceso, en aspectos políticos y no tanto en argumentos económico empresariales.

Desde mi punto de vista el autor hace referencia en demasiadas ocasiones a su intervención durante los actos por él organizados en el Vaticano en 1992  y a su discurso de investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense un año más tarde. Cierto es que en ambas ocasiones anticipó, casi dos décadas, el resultado de la situación que hoy padecemos. Pero al incidir tantas veces en sus certeras predicciones parece pecar de vanidad.

Se trata de un libro valiente, escrito durante el año 2011, justo antes del cambio de gobierno que se produjo en este país, antes llamado España, y que a día de hoy no ha supuesto el punto de inflexión que muchos esperaban. Probablemente es la semilla de su salto a la arena de la política, silenciada, como era de esperar, por los medios de comunicación que Mario Conde incluye en lo que el llama el sistema.

Fruto de esas casualidades a las que la política con minúsculas nos tiene demasiado acostumbrados a los habitantes de la otrora piel de toro, hace unos días, en plena campaña electoral gallega en la que Mario Conde hacía su debut para desesperación del Partido Popular (quienes temían que el ex banquero gallego les arrebatase un importante número de votos, lo que al final no ha sucedido) se le incautaban, con más de una década de retraso, una serie de fincas al autor de esta obra (aunque éste asegura que no son suyas).

¿Casualidad? Tal vez. ¿Cómo puedes decir eso? Se preguntarán algunos ¿pero si estamos ante una decisión judicial? Cierto. Cómo también es cierto que desde que en 1986 el gobierno de Felipe González Márquez decidiese que el nombramiento del órgano de gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial, debía realizarse por los partidos políticos (diciendo adiós a la separación de poderes), puede surgir la duda razonable de que algunas sentencias puedan dictarse  atendiendo a una presunta razón de Estado  que, como Mario Conde explica en este libro, se trata, por el contrario, de una razón de interés particular, de un partido, el mismo partido que te puede ascender en el escalafón y hombre, morder la mano de quien te da de comer…

Permítaseme plantear una serie de reflexiones: ¿Existe un descontento generalizado con la clase política en España? Basta con salir a la calle para comprobarlo. ¿Ha de recuperar la sociedad civil, como propone el autor, un papel destacado dentro de las instituciones? Creo que así ha de ser ¿Se han convertido los partidos políticos en una especie de casta con un poder inmenso, al margen de la sociedad civil, tal y cómo asegura Mario Conde? Juzguen ustedes mismos.

Hasta aquí puedo estar más o menos de acuerdo con las propuestas de Mario Conde, quien, como decía anteriormente, aborda con valentía asuntos hasta hace bien poco tabú, como la utilidad o no de la Monarquía, pese a que el autor profesaba un gran cariño hacia don Juan de Borbón e incluso hacia su hijo Juan Carlos.

Pero insisto, ni me gusta hablar de política, ni me posiciono ni con unos ni con otros, pues me honro en mantenerme al margen y libre de ataduras, por eso, desde la más absoluta independencia, prefiero escribir sobre economía y  gestión empresarial. Yo esperaba un libro económico empresarial y no político. Y en esta parcela, la económica empresarial, he de discrepar también con algunas de las cosas que Mario Conde propone.

Desde el punto de vista empresarial, coincido con las explicaciones del autor sobre el importante papel que han de jugar las pequeñas y medianas empresas en la recuperación económica. Como consecuencia, en gran medida, de la falta de financiación bancaria y del descenso del consumo, 500.000 pymes han cerrado sus puertas, perdiéndose el empleo de sus trabajadores y el patrimonio presente y futuro de sus propietarios.

Creo que Mario Conde no acierta con su reflexión sobre el objetivo actual, comúnmente aceptado, de las empresas: maximizar el valor de la empresa para el accionista. Creo que la sustitución de “beneficio” por “valor” incorpora al antiguo fin de maximizar el beneficio una visión de perdurabilidad en el tiempo. Precisamente la maximización de ese valor es la que dota de solidez a la estrategia de la compañía y no se centra sólo en términos monetarios presentes, sino en la capacidad de generar valor y riqueza futura.

Mario Conde afirma creer en la función social del crédito, expresión que ya acuñaba José Antonio Primo de Rivera en los años 30, tal y cómo le advirtió al autor el periodista falangista Eduardo García Serrano: cuidado Mario que esta expresión forma parte de la jerga joseantoniana. También forma parte de dicha doctrina la nacionalización del servicio del crédito, tesis que Mario Conde también aborda y con la que estoy rotundamente en desacuerdo, porque sus consecuencias serían nefastas para nuestra economía.

Siempre me ha llamado poderosamente la atención como las tesis falangistas y las de la izquierda extrema son coincidentes en lo económico. Algo que ya afirmó el socialista Indalecio Prieto cuando conoció la doctrina de José Antonio, lamentándose y afirmando que si nos hubiésemos escuchado los unos a los otros no hubiésemos acabado derramando tanta sangre. Buena costumbre ésta de escuchar y cuan poco se practica en nuestro país.

Retomando la senda del libro que nos ocupa, me parece tremendamente certero el análisis de Mario Conde cuando asegura que mientras los bancos no cumplan con su misión, esto es, mediante el ahorro captado financiar a empresas y particulares, no saldremos de la crisis. Los bancos, pese a recibir cantidades ingentes de dinero público, a día de hoy siguen sin facilitar el acceso al  crédito ni a las empresas ni a las familias.

Para finalizar con el análisis de este libro, he de decir que recomiendo su lectura a aquellos que quieran conocer de primera mano las tesis que Mario Conde plantea y que supongo serán parte del ideario de su partido, Sociedad Civil.

De aquí se sale

Mario Conde

Ediciones Martínez Roca. Madrid 2011

Una reseña de David Torija

Acerca de David Torija

Economist and MBA. Business Development Manager, Advisor and Business Strategist. Passionate about Management, Finance, Marketing, Sales, Social Media, Writing and Public Speaking. Cross Cultural and Global Minded. Hard Worker. Entrepreneur. Optimistic, Enthusiastic: Always look on the bright side of life.
Esta entrada fue publicada en Recomendaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s