Arde España

La GacetaDesconcertante título que puede hacer las delicias tanto de nacionalistas periféricos como de los partidos políticos de la oposición que busquen sacar rédito electoral de la actual coyuntura económica. Siento decepcionarles, no van por ahí los tiros. Voy a hablarles de quiénes sacan tajada económica con los perniciosos  incendios estivales.

Dicen que hace dos mil años una ardilla podía cruzar de punta a punta la Península Ibérica saltando de rama en rama sin tocar el suelo. Hoy, no podría cruzar ni un solo municipio de este país antes llamado España, y que tiene, tenemos, el dudoso privilegio de encabezar la lista europea de incendios anuales.

Parece que nos hemos acostumbrado a la letanía veraniega de los cientos, miles, de hectáreas de bosque que desaparecen cada año por estas fechas víctimas de las llamas; y que, con demasiada frecuencia, se cobran la vida de algún valiente bombero o agente forestal.

Recién llegado de tierras gallegas he podido comprobar, in situ, el daño causado por pirómanos, ya sean enfermos mentales o paniaguados de intereses mezquinos. Ya en la comarca leonesa de El Bierzo, limítrofe con Galicia por capricho de los arquitectos del sistema autonómico, tierra a la que me siento íntimamente ligado, pude comprobar con estupor como algún descerebrado prendía fuego a las faldas del Pajariel, montaña que saluda enhiesta a los privilegiados turistas (peregrinos del camino del apóstol unos, amantes de la naturaleza y del buen yantar otros) que deciden visitar la capital berciana, Ponferrada. Gracias a Dios, y no sin esfuerzo, pudieron controlar las llamas. Al igual que sucedió con el declarado en la comarca de La Cabrera, próximo a Las Médulas.

Se sabe que uno de cada tres incendios que se declaran en nuestro país es provocado, y que el veinte por ciento, es decir, uno de cada cinco, lo son por motivos económicos. Antaño, como magistralmente quedó plasmado en la película la caja 507 protagonizada por el sempiterno Antonio Resines, eran, presuntamente, intereses urbanísticos los que llevaban a algún desalmado a quemar una zona protegida buscando poder construir después en la misma. Si la memoria no me falla, tras el lamentable incendio del monte Abantos, en plena sierra de Guadarrama, se aprobó la ley de montes que prohíbe el cambio de uso de un solar que haya sido víctima de las llamas en un plazo de al menos 30 años. Aunque en la cuna de la picaresca, hecha la ley, hecha la trampa.

Otro de los supuestos móviles bastardos que hay detrás de estas catástrofes es la venta de madera quemada. Ésta, una vez triturada, se destina a la fabricación de pasta de papel y de conglomerados. Los ingresos que genera este negocio suponen pingües beneficios no sólo para la industria maderera, sino también para las arcas de muchos ayuntamientos afectados. Sin olvidarnos de los que provocan ganaderos y agricultores que pretenden limpiar el monte para regenerar pastos, cazadores que buscan desplazar zonas de caza y un largo y triste etcétera.

Hagamos examen de conciencia. Dicen los sabios del lugar que los incendios se apagan en invierno. Y así es, una adecuada limpieza y mantenimiento de nuestros montes, evitaría tener que lamentarnos después de la legión de fuegos que arrasan nuestra geografía cada verano. Una mala asignación de recursos nos ha llevado, por ejemplo, a derrochar, sí, a derrochar dinero levantando calzadas con el Plan E (para dejarlas igual o peor que estaban), mientras olvidamos la limpieza de nuestros bosques.

David Torija Pradillo

(Artículo publicado en lagaceta.es)

Acerca de David Torija

Economist and MBA. Business Development Manager, Advisor and Business Strategist. Passionate about Management, Finance, Marketing, Sales, Social Media, Writing and Public Speaking. Cross Cultural and Global Minded. Hard Worker. Entrepreneur. Optimistic, Enthusiastic: Always look on the bright side of life.
Esta entrada fue publicada en Desde mi punto de vista y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s