En busca de la felicidad

?

Habitualmente este espacio lo dedico a recomendar la lectura de algún libro, aunque, puntualmente, cuando la temática tiene algo que ver con el managment o el liderazgo, o, como es el caso, se trata de una obra excepcional, recomiendo alguna película.

Basada en una historia real, se trata de una película conmovedora, una muestra de lo que un padre es capaz de hacer por un hijo. Confieso que cada vez que he visto esta película, y han sido bastantes, no he podido evitar emocionarme. De ahí que me haya decidido a recomendarla en mi blog.

Chris Gardner, interpretado magistralmente por Will Smith, cometió un error e invirtió todos sus ahorros en comprar unos escáneres médicos pensando que se haría rico vendiéndolos. En realidad fueron dos los errores básicos en los que incurrió a la hora de emprender su negocio:

  • Fabricar o vender algo que a nosotros nos parece que será exitoso en lugar de intentar de detectar una verdadera necesidad no satisfecha de nuestros clientes y buscar cómo cubrirla.
  • Invertir en un gran stock, es decir, inmovilizar una serie de recursos, no productivos hasta su venta, cuya tenencia en el tiempo no sólo supone un elevado coste de oportunidad, sino que nos cuesta dinero.

Chris es incapaz de venderlos y sus dificultades económicas le cuestan su casa y, finalmente, su matrimonio.

Su mujer se marcha a Nueva York con una oferta de trabajo y Chris Gardner se hace cargo de su hijo. Con apenas un puñado de dólares en bolsillo, se queda en la calle, con un hijo pequeño al que dar de comer.

El protagonista identifica una oportunidad laboral en el sector financiero. Decenas de candidatos pelearán durante meses por un solo puesto. Chris establece una dura rutina para conseguir su objetivo. A primera hora de la mañana deja a su hijo en una guardería en China Town, aprovecha el trayecto para transmitirle enseñanzas. A continuación realiza un par de visitas para intentar vender sus dos últimos escáneres médicos, pero éstos están deteriorados.

Seguidamente, comienza su jornada comercializando, sin salario, productos financieros por teléfono para la empresa en la que aspira entrar. Como decía, sólo quien consiga mejores resultados entre decenas de candidatos, obtendrá un puesto en la empresa. Chris ni come ni bebe agua para no tener que ir al servicio y poder apurar más el tiempo. No puede hacer horas extras pues ha de salir corriendo a recoger a su hijo y ha de correr con él para no quedarse sin sitio en el albergue para personas sin hogar en el que duermen.

Se pasa las noches enteras arreglando los escáneres médicos y estudiando la teoría del trabajo que aspira a conseguir. Realiza todo ello sin descuidar ni un ápice lo que más le preocupa en la vida, proporcionarle a su hijo una buena educación. Me quedo con una frase que le dice a su hijo y que es para mí una verdadera lección vital:

Nunca permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo

El final de la película no os lo cuento, prefiero que lo descubráis vosotros mismos.

Os recomiendo ver esta película cada vez que os sintáis vencidos ante alguna dificultad, os aseguro que os recargará las pilas y os ayudará a retomar vuestra tarea con fuerza.

Yo he tenido el ejemplo en casa. Soy consciente de lo mucho que se han tenido que sacrificar mis padres por mí educación. Ahora que soy padre, aunque tengo el listón muy alto, sé todo lo que estoy dispuesto a hacer por sacar a mi familia adelante.

Reseña de la película En busca de la felicidad

Título original: The pursuit of happiness

Un artículo de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Aquellas tardes en la Feria del Libro

156 glass half empty or half full

Leer es una de mis pasiones. Mi cumpleaños solía coincidir con la inauguración de la Feria del Libro de Madrid. Recuerdo con nostalgia que, en mi época de estudiante, me tomaba ese día la mañana o la tarde libre para pasear por el parque de El Retiro, otear por las casetas y comprarme un buen número de libros.

Estudié COU en una academia ubicada al principio de Núñez de Balboa, en el madrileño Barrio de Salamanca. Cada mañana, muy temprano, pues las clases comenzaban a las ocho de la mañana, tomaba el autobús 656 que me llevaba desde Pozuelo (pueblo) hasta el recién estrenado intercambiador de autobuses de Moncloa. Los 40 minutos de aquél trayecto los aprovechaba para leer, tanto a la ida como la vuelta, bien el periódico (por aquel entonces leía el ABC, entre otros factores, porque gracias a las grapas me resultaba mucho más manejable) bien algún libro, por aquel entonces, sobre todo de historia. Si la memoria no me falla, tomaba la línea 3 del metro una parada hasta Arguelles, allí hacía transbordo y tomaba la línea 4 hasta Velázquez. Trayecto éste, que también aprovechaba para leer.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que la calle de Alcalá era la única barrera entre el Parque de El Retiro y mi academia, aquel año visité por primera vez la Feria del Libro, precisamente, el día de mi cumpleaños. Aquello se convirtió en costumbre, y cada año celebraba el mismo con un agradable paseo y comprando un montón de libros que me acompañarían a lo largo del año.

Como decía, al año siguiente repetí experiencia. Por aquel entonces, preparaba la oposición de ingreso a la Escala Superior del Ejército en el Colegio de Huérfanos de la Armada, sito en la madrileña calle de Arturo Soria, mientras cursaba primero de Ciencias Físicas por la UNED. Yo quería ser piloto, mientras que en mi familia deseaban que fuese marino. Había conseguido plaza en el CHA (acrónimo del Colegio de Huérfanos de la Armada), como alumno externo, gracias a las gestiones de mi primo, el Teniente Coronel Luis Fernando Torija, quien nos dejó, años después, en acto de servicio en Haití, aquel fatídico 16 de abril de 2010.

Finalmente no obtuve plaza para ingresar en la Escala Superior, y decidí cambiar diametralmente el rumbo de mis estudios (como dije en una ponencia reciente, cuando se cierra una puerta, es tiempo de abrir ventanas) y me matriculé en Administración y Dirección de Empresas, carrera universitaria que se convirtió en mi pasión. Durante aquellos años, también tuve el placer de visitar la Feria del Libro, aunque mis adquisiciones comenzaran a ser libros de management.

Mis visitas a la Feria del Libro fueron constantes desde aquel año de COU, con la excepción de los dos años que compatibilicé mis estudios con mi trabajo como socorrista (pues desde el 15 de mayo hasta el 15 de septiembre sólo tenía los días libres que solicitaba para hacer mis exámenes) hasta que me licencié y me fui a trabajar a Ponferrada.

Ahora que se cierra el telón de esta edición de la Feria del Libro, he sentido cierta nostalgia de aquellas visitas, consciente de que, mis cambios de residencia (Ponferrada, Valencia, Galway, Nueva York y Valencia) me han mantenido alejado más de una década de la misma.

David Torija

davidtorija@hotmail.com

Publicado en Trozos de mi alma | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Mi experiencia con la oratoria

El autor preparando una reunión de ToastmastersSiempre me ha atraído hablar en público. Recuerdo que durante mi época universitaria, cada vez que alguna autoridad daba una conferencia en el aula magna de mí Universidad, el turno de ruegos y preguntas quedaba casi desierto, pues nadie parecía atreverse a intervenir. Era entonces cuando yo solicitaba la palabra y, micrófono en mano, hacía una pequeña exposición sobre lo que me había parecido la disertación del ponente y finalizaba con una o varias preguntas que, al objeto de generar debate, eran casi siempre polémicas.

Aquello se convirtió en costumbre. Incluso llegué a tener mi público. En cierta ocasión, unos compañeros residentes en Ávila, al ver que estaba tomando notas con la intención de preguntar, esta vez fue a Esperanza Aguirre, por aquel entonces Ministra de Educación, decidieron quedarse hasta el final de la conferencia, aunque aquello les supusiera perder el tren y llegar dos horas más tarde a su casa. No les decepcioné.

Otras de mis víctimas fueron el por aquel entonces Alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano (quien, en un aparte, me felicitó por mi intervención), el presidente del Tribunal Constitucional, incluso el Director General de la Guardia Civil.

Durante mi etapa en la promoción inmobiliaria, cuando finalizábamos la entrega de viviendas de un edificio, para que se constituyera debidamente la comunidad de propietarios, celebrábamos un ágape, a cargo de la empresa, en un restaurante. Antes del mismo, hacíamos una pequeña presentación, en la que se convenía cómo se iba a realizar el servicio post venta para agilizarlo al máximo, se presentaban a un par de administradores, desinteresadamente, para que los propietarios eligieran quien iba a ocupar tal cargo…Me sentía especialmente cómodo hablando para todas aquellas personas, sabedor además, que estaba consiguiendo generan buen ambiente entre nuestros clientes y la empresa.

Durante mi MBA, disfrutaba cuando tenía que presentarme cada fin de semana que arribaba un nuevo profesor. En plena crisis inmobiliaria, siempre hacía algún chascarrillo afirmando que procedía del sector con mayor proyección, el inmobiliario. Supongo que debía caer en gracia a mis compañeros, pues me eligieron mayoritariamente como delegado sin presentarme a la elección, en detrimento de los dos candidatos existentes. El experto en Recursos Humanos, Juan Luis Garrigós, interpretó mi elección como un signo de liderazgo, yo, humildemente, lo consideré tan sólo un gesto de aprecio de mis compañeros.

Confianza a la hora de hablar en público, que también siento cuando tengo que exponer un trabajo ante unos clientes, o que me ha ayudado en las más que tensas reuniones del consejo de administración de una empresa con intereses en África de la que formo parte y en las que he tenido que agudizar al máximo el ingenio para tratar de buscar soluciones cuando todo parecía enfrascado entre las partes.

He tenido la fortuna de tener un campo de prácticas estupendo: Toastmasters. Permitirme que os cuente la historia.

10426171_654048238026990_3125608582461605553_nTras regresar de Estados Unidos, comencé a frecuentar lugares donde se celebraban intercambios de idiomas. Todos los martes, al salir de trabajar, iba a El Laboratorio2, por aquel entonces regentado por mi amiga Ricarda (hoy copropietaria de Leipzig Bar) y mi amigo Marc (propietario además del Café de las Horas). Allí conocí a mi buena amiga Julia Roberts, quien me habló por primera vez de Toastmasters.

Corría el mes de octubre del año 2011, en solitario, con la invitación que Julia me había cursado, entré por primera vez en una reunión de Toastmasters (asociación internacional dedicada a mejorar la oratoria y las habilidades de liderazgo, con más de 300.000 miembros a lo largo y ancho del mundo). Las reuniones se celebraban en inglés, con la excepción de otros dos compatriotas, lengua materna de todos los allí presentes.

Las reuniones tenían lugar en la primera planta de un bar regentado por un súbdito británico. El sitio era algo lúgubre. Yo llegaba directamente del trabajo y lo hacía un poco tarde, por lo que me perdía la explicación de los distintos roles que allí se desempeñaban. Un buen día, me pidieron que desempeñara un rol, cuya explicación no entendí, e hice un ridículo espantoso. Sonrojado, camino de casa, me decía a mí mismo: aquí no me vuelven a ver el pelo, que vergüenza.

Pero como no soy persona que se rinda fácilmente, al día siguiente por la mañana solicité mi ingreso en Toastmasters. Es más, también solicité hacer mi primer discurso. Recuerdo que el día del mismo, tuve que viajar a Madrid por trabajo. En el AVE de regreso a Valencia fui repasando mis notas. Aquella tarde, en el restaurante Sierra Aitana, no hice precisamente un discurso brillante. Pero seguí practicando, poniéndome nuevas metas… Si hablar en público no es fácil, menos aún es hacerlo en un idioma que no es el tuyo, pero, como todo en la vida, requiere de voluntad y práctica (ayer di mi discurso número 25 en Toastmasters, 20 de ellos los he dado en inglés).

Retomando el guión cronológico de esta historia, en mayo de 2012 me presenté voluntario para formar parte de la dirección de Toastmasters Valencia (quería ayudar al crecimiento del club y mantener reuniones en inglés). Fui elegido como vicepresidente de membresía (traducción del inglés). Al año siguiente desempeñé la vicepresidencia de educación y este año he desempeñado la presidencia. Durante estos años hemos crecido significativamente en cuanto al número de miembros, hemos comenzado a celebrar reuniones también en castellano, organizado campeonatos de oratoria (el de España incluido)… la experiencia me ha servido para conocer gente estupenda de quienes he aprendido muchísimo, para mejorar mi oratoria, mi inglés, la escucha activa, aprender a dar feedback constructivo…El trabajo y el esfuerzo han merecido la pena.

A partir del 30 de junio, continuaré en la dirección ocupando un puesto honorífico, pero mucho más descargado de trabajo, pudiendo disfrutar más de las reuniones y con la posibilidad de dar más discursos, porque hablar en público, os aseguro que engancha.

David Torija

Publicado en Management & Leadership | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Reseña de Todo lo que era sólido de Antonio Muñoz Molina

Todo lo que era sólidoEn su libro Mis mundiales (reseñado por mí en este espacio hace unos meses), Inocencio Arias recomienda la lectura de este libro de Muñoz Molina, es más, afirma que debería ser de obligada lectura si queremos entender qué nos ha llevado a la actual coyuntura económica. Tras leerlo, sólo puedo decir que Chencho tenía razón.

Antonio Muñoz Molina fue testigo en primera persona de los desmanes económicos de la clase política (tanto estatal como autonómica), desde el Instituto Cervantes de Nueva York, institución que él dirigía en los años del despilfarro económico nacional. Nueva York parecía ser la obsesión de la clase política. Viajes innecesarios con gastos desmesurados, para celebrar eventos inútiles a los que finalmente sólo acudían el séquito que a todo trapo viajaba desde España y la comunidad española afincada en Nueva York.

En sus primeras páginas, Antonio Muñoz Molina cuenta cómo conoció a un empresario valenciano, afincado por aquel entonces en Nueva York. Empresario que llegó a situarse entre las primeras fortunas del mundo según la revista Forbes. Me sorprendió toparme en el libro con él, pues en su día tuve alguna relación de colaboración puntual con su compañía. El comportamiento bursátil de su inmobiliaria fue un fiel reflejo de lo que fue el conocido boom inmobiliario (El precio de la acción llegó a revalorizarse un 1.100%). El desplome del precio de sus acciones fue el detonante del estallido de la burbuja.

18 de abril de 2007, el destino quiso situarme en las oficinas centrales de la mencionada compañía en el momento del desplome de sus acciones. Teníamos previsto reunirnos con la plana mayor de aquella empresa (con la excepción de su presidente, quien dirigía la compañía desde la ciudad de los rascacielos). Recuerdo el rostro de preocupación del Consejero Delegado sentado en su despacho frente a la pantalla de su ordenador. Pulsaba la tecla intro constantemente para actualizar la cotización y comprobar el desolador comportamiento del precio de una acción cuya cotización tuvo que ser suspendida por la CNMW. Finalmente se excusó y no asistió a nuestra reunión.

El caprichoso destino, me llevó de nuevo a las mismas oficinas, al despacho de su Consejero Delegado, el día en que se hacía efectiva la absorción de la compañía por otra empresa (tras una jugada estratégica que se dio la vuelta tras el desplome bursátil). Pese a la incertidumbre del momento, esta misma persona (quien finalmente perdería su puesto aquel día), mano derecha del presidente, tuvo la deferencia con nosotros de verificar que la operación conjunta que habíamos mantenido estuviese debidamente finiquitada. Unos años más tarde, colaboré escribiendo artículos de economía en un medio que él dirigía.

Volviendo al libro, Antonio Muñoz Molina no deja títere con cabeza, pero dice verdades como puños que invitan a reflexionar, ejercicio poco practicado en este país antes llamado España. He echado de menos, eso sí, un mayor número cifras y datos que dieran un mayor peso a sus argumentos.

No hay estamento que se libre de la crítica del autor, incluido el partido político de su juventud u otros que son o han sido de su simpatía. Aunque es bastante objetivo, se ceba en exceso con la Iglesia Católica y no acierta en su percepción de la función y el coste real de las escuelas concertadas en España.

Realiza un certero análisis de la situación de la Administración Pública. Por un lado, existe duplicidad de empleos en las distintas administraciones (muchos de ellos innecesarios, creados y adjudicados para el entorno de sus promotores) y carencia de empleos vitales (policías, médicos, jueces etc.) Por otro lado, la ausencia de planes de carrera dentro de la administración pública da píe a la desgana y a la baja productividad de parte del funcionariado.

Tras bucear en la hemeroteca para documentarse para esta obra, su autor da pelos y señales del despilfarro mayúsculo que hemos vivido en las últimas décadas, con numerosos y bochornosos ejemplos.

Todo esto ha sido posible con la complicidad, por dejadez, de una sociedad civil que vivía, vivíamos, hipnotizados por la ilusión monetaria del dinero barato prestado a borbotones. No hemos sabido fiscalizar las actuaciones de nuestros dirigentes, permitiendo obras faraónicas inútiles que nunca debieron acometerse, desfalcos sonrojantes y despilfarros de todo pelaje.

Os invito pues, a leer este libro y reflexionar sobre nuestros errores, al objeto de no volver a caer en la misma piedra.

Todo lo que era sólido

Antonio Muñoz Molina

Seix Barral

 Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Reseña de Apunta a las estrellas y llegarás a la luna de Leopoldo Fernández Pujals

Apunta a las estrellasMi tía (política) Rosi, le preguntó estas navidades a mi mujer (que es quien mejor me conoce) qué regalo podía hacerme. Su sugerencia fue este libro, pues reúne dos de mis pasiones: el mundo de la empresa y la lectura.

Lo he leído con detenimiento en un par de días (robándome horas de sueño) y me ha parecido apasionante. Tal es así, que lo he situado en mi mesilla, como uno de mis libros de cabecera, junto a Winning de Jack Welch, que es para mí, como he confesado en varias ocasiones en éste espacio, la biblia de los negocios.

El libro es una autobiografía de Fernández Pujals. Cuenta cómo abandonó Cuba, siendo un niño, tras la arribada de Fidel Castro al poder. Su familia tuvo que empezar de cero en Estados Unidos y ser testigos, a veces desde la distancia, otras veces desde primera línea, de cómo les eran hurtadas a ellos y a los que allí quedaban, no sólo sus propiedades, sino los derechos más elementales.

Una pequeña parte del libro se dedica, precisamente, a denunciar el empobrecimiento de la isla y la opresión a la que los hermanos Castro han venido sometiendo a la población de la Cuba natal del autor, transformando un país emergente en un país totalmente en ruinas. Don Leopoldo lanza en su libro un aviso a navegantes para quienes creen en soluciones populistas y milagrosas que, enarboladas por nuevos caudillos que aprovechan coyunturas desfavorables, condenan tras su llegada a la hambruna a sus ciudadanos.

El autor nos habla, a lo largo de la obra, de la importancia de los buenos hábitos que sus padres le inculcaron. Buenos hábitos que son el secreto del éxito en la vida y en los negocios. Cuenta cómo su padre le ha ido recomendado libros a lo largo de su vida. Lecturas que han enriquecido y ayudado al autor en su carrera profesional.

He de confesar que he subrayado y tomado nota de muchos de los libros que Fernández Pujals menciona en su obra, y que ya he comenzado a buscar alguno de ellos.

Don Leopoldo nos cuenta también su aventuras y desventuras universitarias, las lecciones  aprendidas en la Escuela de Oficiales del Ejército estadounidense, su paso por Vietnam

La mayor parte del libro se dedica a la narración de la experiencia profesional del autor desde sus comienzos como vendedor en Procter & Gamble. Dedica varios capítulos a desgranar los logros alcanzados en Johnson & Johnson, que son en sí mismos un completo manual sobre ventas para el lector.

Sus éxitos se deben a los buenos hábitos adquiridos, la tenacidad y la firme determinación de alcanzar sus metas huyendo de lo que el autor afirma que son los peores enemigos de uno mismo, la mieditis y la excusitis.

Don Leopoldo siempre persiguió un sueño: montar su propio negocio. Así fue como un buen día fundó TelePizza, transformándola en el gigante que es hoy en día. El autor cuenta cómo creó su primera pizzería, el crecimiento de la compañía, cómo su propio hermano conspiró para echarle de la presidencia de la empresa y cómo gracias a la ayuda de un puñado de fieles directivos y a la lógica aplastante de los resultados, regresó a la presidencia. Tras llevar a la compañía al Ibex 35, vendió sus participaciones de la compañía a finales de 1999.

Unos años más tarde, arribó a la presidencia de Jazztel. Compañía que, encontrándose al borde de la quiebra, saneó, la hizo competitiva y consiguió que cotizase en el Ibex35.

Leopoldo Fernández Pujals actualmente promueve la puesta en valor a nivel mundial del caballo de Pura Raza Española a través de su Yeguada Centurión.

Este libro es mucho más que una autobiografía de un trabajador y emprendedor exitoso. Es un ejemplo motivador, lleno de lecciones basadas en la experiencia vital de su autor, quien respira entusiasmo por los cuatro costados.

Tras su lectura, se acrecientan aún más mis ganas de comerme el mundo, de ahí que recomiende este libro a todos aquellos que quieran emprender, a quienes persiguen un sueño, a quienes quieran mejorar en el desempeño de sus funciones y crecer profesionalmente.

Apunta a las estrellas y llegarás a la luna

Leopoldo Fernández Pujals

Espasa Libros. Barcelona 2014

Una reseña de David Torija

Publicado en Entrepreneurship | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Reseña de La vida es un regalo, de María de Villota

La vida es un regaloA primera hora de aquella mañana de octubre, me dirigía en mi coche hacia el Registro Mercantil de Valencia, donde tenía que hacer unas gestiones para un cliente. Iba escuchando la radio cuando, de repente, saltó la noticia, habían encontrado el cuerpo sin vida de María de Villota en la habitación de un hotel de Sevilla. Caprichos del destino, María falleció un par de días antes de presentar el libro que hoy reseño, y que es, precisamente, un alegato por la vida.

Llegué temprano a mi destino, y me quedé consternado en el coche escuchando la noticia. No soy seguidor de la Fórmula 1, pero conocía la historia de María, su exitosa y prometedora carrera y su trágico accidente. La emoción incontenida del Presidente del Federación Española de Automovilismo, al ser entrevistado en la radio a los pocos minutos de conocerse la noticia, era una muestra de la calidad humana de María.

La luz de María no se apagó aquella mañana. Brilla en su libro aquí reseñado, fuente de inspiración y ayuda para aquellos que quieran sobreponerse a los golpes atizados por el implacable y cruel destino, y en la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, dedicada a mejorar la calidad de vida de los niños con enfermedades neuromusculares, con la que María colaboraba activamente.

Como decía, ni sigo la Fórmula 1 en particular, ni el automovilismo en general. En parte se debe a una experiencia vivida casi una década atrás, en el circuito de Cheste, durante unos entrenamientos de Fórmula 1, en el transcurso de la presentación de una empresa de energías renovables con la que tuve cierta vinculación en sus inicios. Mientras visitamos el bóxer de Renault, fui testigo de cómo Fernando Alonso se negó a firmarle un autógrafo a un niño que, tras la negativa de aquel, rompió a llorar desconsoladamente. Su padre y una azafata hicieron el paripé y le entregaron un papel firmado por ésta, simulando ser la firma de Alonso, todo ello ante la impasible mirada del piloto asturiano.

Volviendo al libro, aun no siendo aficionado al automovilismo, me ha gustado y me ha emocionado su lectura. En La vida es un regalo, María cuenta las dificultades a las que siendo mujer ha tenido que hacer frente a lo largo de su carrera automovilística. Narra cómo fue y cómo sobrevivió a su accidente. La traición de su equipo, que la abandonó culpándola injustamente del accidente. Y lo hace sin un ápice de rencor, con un entusiasmo que lleva al lector a involucrarse emocionalmente con la historia de María.

María de Villota era un ejemplo de cómo sobreponerse a cualquier adversidad, por muy dura que sea porque, como dice el título de este libro cuya lectura recomiendo abiertamente, la vida es un regalo.

La vida es un regalo

María de Villota

Plataforma Editorial

Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las enseñanzas de El vendedor más grande del mundo II. Los diez secretos del éxito. Una obra de Og Mandino

El vendedor II

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. He aquí la excepción que confirma la regla.

Ya reseñé en su día la primera parte de El vendedor más grande del mundo. Hoy le toca a la segunda. Ambos forman parte de mis libros de cabecera. El secreto del éxito radica en  tener buenos hábitos y en tener la firme determinación de, a base de esfuerzo y buena práctica, conseguir las metas que uno se proponga. Esto es lo que se trata de transmitir en las dos partes de El vendedor más grande del mundo.

Estos días he vuelto a leer la segunda parte. De ahí que comparta con vosotros sus enseñanzas, porque todos tenemos algo que vender.

Al igual que la primera parte, la historia transcurre en Damasco, en tiempos de Jesucristo. Erasmo, el protagonista de esta historia, quien pasó de ser un simple camellero a ser el vendedor más exitoso del mundo (como se narra en el primer libro), vive recluido en su palacio tras la muerte de su querida esposa. Una señal divina, le devuelve la vitalidad y las ganas de transmitir el legado del éxito que él en su día recibió en forma de pergaminos.

Tras recorrer medio mundo contando los secretos del éxito del arte de vender en particular y de la vida en general, decide regalar su legado a las generaciones venideras, y dedica sus últimos días a reescribir los pergaminos que en su día él recibió, enriqueciéndolos con su experiencia vital.

Éstas son las enseñanzas que nos deja esta preciosa historia, cuya lectura recomiendo:

  • Nunca más me compadecerá de mí mismo ni me despreciaré. El día tiene 24 horas para todo el mundo y todos estamos hechos de la misma materia, por lo que con determinación, cualquiera puede conseguir lo que se proponga.
  • Nunca más saludaré la alborada sin un mapa. Uno de los hábitos más productivos que existen es fijarse objetivos ambiciosos, realistas y alcanzables cada mañana.
  • Siempre bañaré mis días en la dorada corriente del entusiasmo.
  • Nunca más volveré a ser descortés con los demás. La empatía mueve montañas.
  • Buscaré siempre la semilla del éxito en todas las adversidades. La vida es un proceso de aprendizaje continuo, las dificultades nos curten y enseñan.
  • Nunca más realizaré una tarea sin esforzarme al máximo.
  • Siempre me entregaré en cuerpo y alma a la tarea que realice.
  • Nunca más esperaré que la oportunidad se me presente en bandeja. El éxito hay que salir a buscarlo.
  • Cada noche examinaré los actos del día.
  • Siempre me mantendré en contacto con mi Creador a través de la oración. Se sea o no creyente, la vida es un regalo que hay que agradecer y aprovechar.

El vendedor más grande del mundo II

Og Mandino

Ediciones Grijalbo

Barcelona, 1988

Una reseña de David Torija

Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Taller: Plan de Negocio

Wayco Cursos

Tienes una nueva oportunidad para aprender a elaborar un Plan de Negocio en el taller que impartiré próximamente.

¿Cuándo?

El próximo 16 de abril.

¿Dónde?

En Wayco School, calle Gobernador Viejo 29 (Valencia).

¿Horario?

De 16 a 20 horas.

¿Cómo puedo apuntarme?

Siguiendo este enlace

Sólo cuando baja la marea, se sabe quién nadaba desnudo. Warren Buffett

Wayco School

David Torija Wayco School

David Torija

Publicado en Entrepreneurship | Etiquetado , , | Deja un comentario

Reseña de Emilio Botín y el Banco Santander. Historia de una ambición

170 BotínIntroducción

Noviembre de 2010. Por aquel entonces estaba a punto de cerrar mi etapa profesional en el sector inmobiliario, a través de un empresario castellonense me surgió una oportunidad de negocio en Chile. Tras varios días en el país andino, aquella mañana nos dirigíamos a una cita, concertada con antelación desde España, en la entidad financiera con mayor presencia en Chile, el Banco Santander. Tras bajar del taxi, en pleno centro de Santiago, me quedé impresionado al comprobar que la gran mayoría de los edificios, a uno y otro lado de aquella calle, pertenecían al Banco Santander. Aquella mañana comprendí la verdadera dimensión de este banco global de origen español.

Ya en septiembre de 2014, camino de mi oficina, me quedé perplejo cuando Luis Vicente Muñoz anunciaba en Capital Radio, minutos antes de la apertura de la bolsa, que la CNMV suspendía la cotización de las acciones del Santander tras haberles sido comunicado el fallecimiento de su presidente, don Emilio Botín. Semanas después apareció en las librerías el libro que hoy reseño.

El autor

Jaime Velasco Kindelán es licenciado en periodismo y tiene un amplio bagaje como periodista económico: Director de Actualidad Económica, corresponsal de Expansión en Nueva York, redactor jefe de la sección de empresas de Expansión, responsable del suplemento semanal de economía de El Mundo, socio director de Kindelán Consultores…son algunos de sus cargos en su envidiable currículo.

El libro

La obra no narra sólo la trayectoria de Emilio Botín en el Banco, sino que cuenta también la historia del Banco Santander desde su fundación y, por ende, la de su padre y su abuelo.

Velasco Kindelán cuenta cómo Botín, tras su arribada a la presidencia del banco, rompe el statu quo y el pacto de no agresión que existía entre los 7 grandes bancos españoles de la época, introduciendo la libre competencia con la creación de la Supercuenta (cuenta que remuneraba a los depositantes con un atractivo tipo de interés), iniciando lo que se conoce en el sector como la guerra del pasivo. Con el nacimiento de la Supercuenta el Santander aumentó significativamente su cuota de mercado.

Su creación se planificó sigilosamente, y pilló con la guardia baja al resto de entidades financieras, entidades que tardaron demasiado tiempo en reaccionar, aturdidos por el directo que les propinó Botín nada más sonar la campana.  Propio de alguien de quien siempre se ha dicho que su libro de cabecera era El arte de la guerra del General y estratega Sun Tzu.

Tras la guerra del pasivo, la estrategia elegida para crecer fue mediante la realización de fusiones y adquisiciones. La parte que menos me ha gustado del libro es aquélla que habla de la intervención de Banesto y su posterior adjudicación al Santander pues, a mi juicio, fue mucho más compleja y oscura de como en el libro se cuenta. Con el poder hemos topado. Y precisamente uno de los hombres más poderosos (tal vez el primero) de España era, sin duda, el desaparecido Emilio Botín.

He disfrutado con la narración de la compra del banco británico Abbey. Siempre me ha interesado la estrategia y la operativa de las fusiones y adquisiciones de empresas. Además, enlazando con la introducción de esta reseña, alejándome del libro y adentrándome en terreno personal, creo que deben ser muy rentables para juristas y consultores. Me explico, tras mí salida del sector inmobiliario, no fructificar la aventura chilena y finalizar mi MBA, en 2011 me tomé seis meses libres para mejorar mi inglés, tres de ellos en Nueva York, donde realicé un curso de inglés de negocios. Una tarde, presentados por un amiga común, me reuní con un empresario neoyorquino del sector del mueble que quería redefinir su estrategia empresarial. Al finalizar la reunión, me invitó a la inauguración de una exposición en Chelsea. Uno de los artistas era la hija de unos amigos suyos. Posteriormente, los padres de la artista me invitaron a una fiesta en su casa. Ubicada en el opulento barrio del SoHo, su casa, a la que se accedía en ascensor privado, ocupaba una planta entera del bloque, más de quinientos metros cuadrados de vivienda (el cuarto en el que guardaban las bicicletas era más grande que mi apartamento) en una de las zonas más caras de Manhattan. Su propietario (y padre de la artista) era una abogado experto, precisamente, en fusiones y adquisiciones.

Volviendo al libro, en el mismo se indica que, a día de hoy, el 50% del beneficio del banco procede de Latinoamérica, el 6% de Estados Unidos y el 44% de Europa. A España tan sólo es atribuible el 9% del beneficio del banco. Por lo que estamos ante un banco global de origen de español. Y es que, como he indicado en otras entradas en mi blog, las empresas, en una economía libre y global, no tienen nacionalidad, no son de un país o de otro, son de sus accionistas.

En la última parte del libro se cuenta cómo afectó a los clientes de la banca privada del Santander la estafa piramidal de Madoff en 2008. Incide en la importancia, para el futuro del banco, de saber adaptar las nuevas tecnologías a la gestión del mismo, algo que, según el autor, tenía muy interiorizado Emilio Botín. Finalizando, casi de forma premonitoria, con una reflexión sobre la sucesión en la presidencia del banco y dejando entrever las posibilidades de su hija Ana Patricia, lo que se produjo de manera precipitada tras la repentina muerte de don Emilio mientras este libro se encontraba en las cocinas de la imprenta.

EMILIO BOTIN Y EL BANCO DE SANTANDER. HISTORIA DE UNA AMBICIÓN

JAIME VELASCO KINDELÁN

PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL

Una reseña de DAVID TORIJA

Publicado en Finanzas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Teamwork

David Torija Toastmasters(Text of my speech at Valencia Toastmasters)

One of the greatest sportsmen ever, Michael Jordan, said once: talent wins games, but teamwork and intelligence win championships.

Fellow Toastmasters and guests, imagine we are in the late seventies, in the time of the cold war between the United States of America and the Soviet Union. When you could read headlines like:

• Storm over Cuba
• Communists at war
• Cold war
• Should we boycott the Olympics?

teamworkIce hockey was the biggest sport in the Soviet Union and one of the most popular sports in the United States of America.

Since the Innsbruck Olympics in 1964, there was only one winner, The Soviet team. They had won the Olympic Gold Medal in 1964, 68, 72 and 76.

In all this time, the American National hockey team only had gotten an Olympic Silver medal in 1972 at Sapporo. The Americans lost that final against the best national team in ice hockey history, the Soviet Union. That great team was led by the best goalie ever, Vladislav Tretiak, the Captain Boris Mijhailov, and the coach, Anatoli Tarasov considered the father of Russian hockey.

The Soviets won medal in nine consecutive Olympics, seven of them, gold medals. The Russians dominated ice hockey in the decades leading up to the eighties. They had beaten the US team in 27 of the last 29 games.

The Winter Olympic Games of 1980 would be celebrated at Lake Placid, New York.

As hosts, the United States of America did not want to be humiliated at home, again, by the Russian ice hockey team. The Americans chose for the Olympics a head coach named Herb Brooks. Surprisingly, the coach didn’t choose any star for the roster. He didn’t want a team made up only of individual talent, and he selected a group of amateur and collegiate players who
were able to play as a team.

At the first practice, there was a fight, to settle old scores, between two teammates. After the fight, the coach said we start becoming a team right now! We must start to get to know each other. One player broke the ice: I am Rob McClanahan and I play for Minnesota.

The American team won its first friendly match, but the coach didn’t feel satisfied with the players’ performance. They didn’t play as a team. After the match, without taking a rest, the coach got a whistle, and commanded his players to skate. Although they were exhausted, he kept them skating hard for hours. Suddenly, one player said: I am Mike Eruzione and I play for the United States of America. At that moment, they became a team.

Miracle on iceOn Friday 22nd of February of 1980, the United States of America beat the great Soviet Team and won the Olympic Gold Medal. That game has gone down in the annals of ice hockey history. That epic match is known as Miracle on Ice.

Henry Ford said coming together is a beginning. Keeping together is progress. Working together is success.

The moral of this story is that everything is possible if we work as a team.

And this is why we have been here, in Toastmasters, for more than 90 ??????????????????????years. 90 Years of success stories, 90 years helping each other, supporting each other. 90 Years working as a team, developing our communication skills to become better communicators in a better world.

David Torija

Publicado en ARTICLES IN ENGLISH | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un cielo castizo. Carta de despedida a mi abuelo

168 Cielo castizoUna de las acepciones de la palabra inocente, según la Real Academia de la Lengua Española, es alguien sin malicia, que no daña. El pasado día 28 de diciembre, precisamente el día de los Santos Inocentes, se nos fue mi abuelo, un humilde mecánico jubilado a quien jamás escuché hablar mal de nadie y que afrontaba la vida con un sentido del humor encomiable. Hoy voy a cruzar la línea fronteriza que separa lo profesional de lo íntimamente personal. Voy a hacerlo porque las personas buenas merecen ser recordadas, de ahí que quiera compartir públicamente la carta de despedida que he escrito a mi abuelo.

Hola abuelo, no voy a preguntarte qué tal andas porque ya conozco tu respuesta, cómo voy a andar Davicete, cojeando de la pata derecha, como siempre. Supongo que a estas horas estarás camino del cielo. Cuando llegues  ni se te ocurra vacilar a San Pedro. Si a tu llegada te pidiese un cigarro, no le digas aquello de “el tabaco de tomé, hay que ver qué bueno es, dijo el Fraile de Montoro, el del estanco es un robo”. Tampoco le cuentes el de “amadísimos hermanos…y ahora es cuando tenemos follón como todos los domingos”. Y es que no sabemos qué sentido del humor se gasta la curía en las altas esferas. Por descontado que tampoco sería prudente decirle aquello deun Juez me preguntó que de qué me mantenía, yo me mantengo del robo ¿de qué se mantiene Ussía?”

Dicen que en el cielo hay una réplica atemporal del Madrid más castizo. Hay corralas y casas de corredor (que no son lo mismo) como la de Mesón de Paredes, cerca de la Escuelas Pías de Castilla. De allí parte cada mañana el Padre Venancio, fumándose un cigarro puro, hacia Radio Nacional. Va por la calle La Ese, que une Lista con Serrano. Va a pedir para los pobres y no da ni para…

En la calle Ferrocarril te esperan Patapalo y todos tus amigos. Tal vez hoy lleve el coche al taller Juan March y te invite a tomar un chato de vino. Al pasar por la calle Ferrocarril os saludará Porres, el falangista. Tú siempre has saludado a todo el mundo. Y es que “hay que ser educado y nunca sobra un ¿qué hay? Buenas, ¿qué tal?”

Como será una ciudad atemporal también podrás, al salir de Seat Castillo, ir a tomar un chato de vino, acompañado claro, que “entrar solo a un bar es de borrachos”, a Jesusín y al Sevillano, donde seguro habrá rifa y pasarás un rato divertido. Uno se toma un chato de vino para socializar, no para emborracharse.

Llegarás tarde a casa. La abuela habrá hecho patatas alioli y filetes empanados. Los alfileres en el mantel serán un indicio de que también habrá bígaros. En mitad de la comida la abuela refunfuñará porque llegaste tarde, te tocará hacerte el dormido hasta que pase el temporal. La casa es pequeña, es una réplica exacta de la vuestra de Villaverde. Por mucho que uno esté en el cielo, no se necesitan lujos para ser feliz. En las literas hay bandejas con buñuelos de nata, vainilla y también de chocolate. En tiempos terrenales eran para el día de Todos los Santos, pero en el cielo uno puede comer, con prudencia y mesura, lo que le apetezca, por lo que puede que también tengas de postre el flan de café de la abuela. Dale un beso de mi parte y dile que la hemos echado mucho de menos todos estos años.

Después de comer, tal vez te pase a buscar el tío Pepe, quien habrá estado pescando. Podréis refranear y vacilar un poco. Tal vez le preguntes que si ha visto una pelea de negros en un túnel o le recites el “no hay doncella sin amor, puta que no se case, ni moneda falsa que no pase”

Los camareros de las tascas serán de los de antes, por lo que no se ruborizarán cuando respondas a su pregunta de “qué le pongo al señor” con un “al señor le pone usted un cirio y a mi me pone un chato de vino”.  O cuando respondas a la pregunta de si quieres agua con unyo no gasto agua na más que pa lavarme. Usted no sabe que el agua es la ruina de todos los gobiernos, el óxido de los barcos…”

Seguro que tu perro de la niñez, el Cheli, correrá por la calle sin temor a que se lo lleven unos traperos. Patapalo te invitará a Baeza (pueblo o estación) y podrás ir a la Feria del Automóvil de Barcelona cuando quieras. En la Plaza Mayor habrá una escuela de carteristas, donde los malhechores aprenderán a guindar con cascabeles, continuará la picaresca de los taxistas, el tocomocho etc. En fin, un cielo castizo.

Abuelo, nunca te lo he dicho, pero he aprendido mucho de ti. Tus dichos siempre calaron muy hondo en mí y han sido siempre grandes enseñanzas. He aprendido que para que las cosas salgan bien hay que hacerlas tranquilo, concentrado en la tarea (vísteme despacio que tengo prisa). He aprendido que a este mundo uno no viene a amargarle la vida a nadie, y que hay que reírse, que si uno no se ríe genera bilis y eso es muy malo para el hígado. Gracias por tu sentido del humor y por tantos buenos momentos.

Aún no me hago a la idea de que no volveré a verte, ni tan siquiera a hablar contigo por teléfono. Voy a echarte mucho de menos abuelo.

Te queremos,

el Satélite, la Secretaria y la Niña.

David Torija Pradillo

Publicado en Trozos de mi alma | Deja un comentario

Cómo realizar un plan de negocio

167 plan de negocioArtículo publicado en el blog de Wayco

El inversor más afamado y segunda fortuna del mundo según la revista Forbes, Warren Buffet, es un empresario metódico, y es un modelo a seguir para directivos, empresarios y emprendedores de todo el mundo.

El Oráculo de Omaha, como se le conoce a Buffet en el mundo de los negocios, explicó con una sencilla pero ejemplar frase, la importancia de tener un plan que prevea cómo actuar ante cualquier contingencia:

“Sólo cuando baja la marea, se sabe quien estaba nadando desnudo”

La misma refleja cuál ha sido el triste desenlace para muchas pequeñas y medianas empresas españolas tras el estallido de la crisis. Mientras la coyuntura económica era favorable, todo parecía ir viento en popa, pero cuando la situación se dio la vuelta, muchas piezas del tablero del ajedrez empresarial quedaron bloqueadas, sin posibilidad de realizar movimientos, vencidas por un imprevisto devenir económico y por aquellos competidores que sí tenían una estrategia claramente definida.

De ahí la importancia de tener un Plan de Negocio (plan de empresa o business plan). El Plan de Negocio es un documento en el que se refleja desde la misión y la visión de la empresa hasta las previsiones de resultados futuros en distintos horizontes temporales y en distintos escenarios.

El Plan de Negocio será vuestro mapa, vuestra hoja de ruta a seguir. Pero será más que eso, será vuestra carta de presentación ante bancos, inversores, proveedores etc. Creedme, con un buen Plan de Negocio os mirarán con mejores ojos en las entidades financieras, lo que os facilitará el arduo camino de la obtención de financiación ajena. Porque con un buen Plan de Negocio demostraréis que tenéis identificado a vuestro target, que habéis analizado el mercado y a la competencia, que tenéis previstas las distintas acciones de marketing y ventas, que habéis planificado vuestras necesidades de inversión y de financiación, que sois conocedores de los distintos aspectos legales y societarios, que tenéis apuntalado el camino y previsto cómo reaccionar ante las distintas contingencias…en definitiva, que tenéis un proyecto, que sabéis hacía dónde vais.

El próximo jueves 15 de enero compartiré con vosotros en Wayco School la metodología que utilizo a la hora de elaborar el Plan de Negocio para mis clientes.

Aunque lo ideal es realizarlo antes de iniciar una aventura empresarial o de crear una nueva línea de negocio, nunca es tarde para realizar el Plan de Negocio. Da igual que se trate de una empresa en funcionamiento, si no se tiene, mi recomendación es que realice sin demora, porque si uno no tiene un plan, no sabe muy bien hacia dónde va.

No es un documento estático, sino dinámico. Ha de revisarse periódicamente y hemos de buscar adaptarlo a los cambios constantes que el caminar empresarial nos ofrece, en una búsqueda de mejora continua.

Si queréis aprender cómo hacer un buen Plan de Negocio, nos vemos el 15 de enero en Wayco.

David Torija
Economista, LADE, Executive MBA, Máster en Dirección de Negocios Internacionales
Socio Director en Gesimar98

Publicado en Management & Leadership | 1 Comentario

Mi particular reseña del libro Mis mundiales de Inocencio Arias

El domingo 9 julio del año 2006 aterrizaba en Roma apenas una hora antes del comienzo de la final del mundial de fútbol que enfrentaría a la Italia de Cannavaro con la Francia de Zidane. Había viajado a Roma por trabajo, al día siguiente tenía una cita con un prestigioso arquitecto al que iba a encargarle un proyecto. Encontré un restaurante en las proximidades del hotel en el que pude ver el partido. Fue toda una experiencia. Vi la prórroga y los penaltis con los camareros y cocineros sentados junto a mi mesa celebrando cada lance del juego como auténticos tifosis. Tras la victoria Italiana, la gente se echó literalmente a la calle. Pude disfrutar un rato del ambiente desde la terraza de una cafetería, mientras degustaba un helado italiano.

Tras pasar gran parte de la mañana siguiente en el despacho de arquitectura objeto de mi viaje, pude hacer algo de turismo. Al caer la tarde, asistí, invitado por el mencionado arquitecto, a una cena en un elitista club privado (del que el Rey Juan Carlos era socio honorífico) en el Palacio Borghese. Vestí para la ocasión, acorde con las normas de etiqueta, corbata gris, traje liso y oscuro y camisa blanca. Un camarero con guantes blancos me sirvió un insulso arroz pastoso de color verde. A mi llegada a aquel Palacio, me topé con la arribada de los jugadores y con las pertinentes celebraciones de los millares de aficionados. Pensé que aquélla iba a ser la vez que más cerca iba a estar de la celebración de la victoria de un mundial. Me equivoqué. Cuatro años más tarde, España ganaría su primer mundial.

Compré este libro unos días antes del inicio del mundial de Brasil, éste ya de infausto recuerdo para el futbol español, motivado por mi admiración hacia Inocencio Arias.

166 mis mundiales

En esta obra Chencho analiza los mundiales de fútbol, desde el celebrado en Brasil en 1950, en el que se disputó el legendario partido en el que España derrotó a la Pérfida Albión con el famoso gol de Zarra, hasta el mundial de Sudáfrica de 2010 en el que España se proclamó campeona ante la Naranja Mecánica con el épico gol de Iniesta.

Chencho nos va contando, cronológicamente, cómo fueron los partidos clasificatorios de las distintas selecciones, los partidos de la selección española y los partidos clave de cada mundial. Comienza  cada capítulo (cada uno de ellos dedicado a un mundial) con una deliciosa reseña histórica sobre los acontecimientos capitales del año del mundial y de los inmediatamente anteriores, y lo hace con su particular estilo, que denota un refinado sentido del humor.

Eso sí, le he cazado un par de gazapos. La final de la Eurocopa de 2008 fue el 29 de junio y no el 30, y el Real Madrid gana su octava Copa de Europa en el año 2.000 y no en 2.001 como se dice en el libro.

En mi caso, y al contrario que Chencho, soy más apasionado del Real Madrid (soy socio del club blanco desde hace más de 20 años) que de la selección española. Mis recuerdos futbolísticos más emotivos no son de la selección española, son de las dos copas de la UEFA que a mediados de los 80 conquistó el Real Madrid (con las famosas remontadas en el Bernabéu) y de la séptima, octava y novena Copas de Europa (a cuyas finales tuve la suerte de asistir).

Recuerdo de una manera más emotiva el partido que nos clasificó para la Eurocopa de 1984 (y cuya final se nos escapó, en el Parque de los Príncipes, entre las manos de Arconada) contra una Malta a la que endosamos 12 +1 goles (el último, el de Gordillo, fue anulado por invasión de campo) y la noche mágica del Buitre en Querétaro en el mundial de México 86, que los triunfos en el mundial de Sudáfrica y en las Eurocopas de 2.008 y 2.012. Mi preferencia por aquellos dos partidos tal vez se deba a que durante la niñez uno idolatra a los protagonistas de aquellas gestas y las disfruta con mayor inocencia (sobre el partido España – Malta existía la duda razonable de un posible amaño por parte de la Federación Española que presidía el desaparecido Pablo Porta).

En la anteriormente citada noche mágica de Emilio Butragueño en Querétaro y sus cuatro goles frente a Dinamarca, Chencho cuenta cómo en televisión española se hizo publicidad subliminar con la imagen del Buitre en favor de la campaña electoral de Felipe González. Recuerdo que tras el partido se escucharon cánticos en Cibeles (si no me equivoco, la tradición de festejar allí los triunfos deportivos de la selección y del Madrid comenzó aquel día) de “oa, oa, oa el Buitre a la Moncloa”. Puede que aquellos cánticos inspiraran a quienes cometieron la tropelía de utilizar el fútbol con fines políticos.

Volviendo al libro que nos ocupa, se trata de una completa historia sobre los últimos mundiales de fútbol, con la excepción del celebrado este año en Brasil, cuya lectura recomiendo a los amantes del deporte rey.

Mis mundiales

Inocencio Arias

Plaza&Janes

Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Reflexiones sobre la libertad de horarios comerciales

XYNada más terminar la carrera, hace más de una década, monté mi primera empresa. Creamos una marca de ropa y montamos una tienda en una ciudad del norte de España. Abríamos, como el resto de comercios, de lunes a viernes por la mañana y por la tarde, y los sábados por la mañana. Pronto decidimos abrir los sábados por la tarde. Acción que no fue muy bien recibida por algunos comerciantes de la zona. Mi descanso es sagrado, esgrimían algunos, si los demás hacen lo mismo que vosotros, nos obligaréis a seguir vuestros pasos, refunfuñaban.

Cuando vivía en Nueva York, me gustaba ir los domingos por la tarde a los cines Angelika. A la salida, comprábamos para cenar comida preparada y aprovechábamos para reponer existencias (con cautela, pues en los apartamentos de Manhattan no se acostumbra a tener comida por el problema existente con ratas y cucarachas) en el supermercado Wholefoods de Bowery con Houston. Podíamos hacerlo porque en Nueva York, la ciudad que nunca duerme, hay libertad de horarios comerciales. En Estados Unidos, a día de hoy, tienen un desempleo del 5,8%, mientras que en España…

La Comunidad de Madrid liberalizó hace tiempo los horarios comerciales. Comercios, grandes y pequeños, son libres de abrir o no los domingos. Los días que más se vende en los comercios madrileños son, con mucha diferencia, en primer lugar los sábados y en segundo los domingos.

Si estás trabajando, sólo puedes comprar fuera de tu horario laboral (permítaseme la broma, a no ser que trabajes en determinadas administraciones públicas). De ahí el éxito histórico de la cifra de ventas de los sábados. Éxito al que ahora se suman, en algunas regiones, los domingos.

Un horario más amplio significa tener que contratar más gente y por ende, menor paro.

Sé que es un tema polémico. A todos nos gusta estar en casa los fines de semana con la familia. Pero si los festivos se remuneran debidamente, hay quienes estaremos dispuestos a trabajar esos días a cambio de poder proporcionar una vida más holgada a nuestras familias.

Los tiempos han cambiado. Ya no se está obligado a cerrar en Viernes Santo. Si los pequeños comercios quieren competir con los grandes, a parte de un trato más personalizado (como ventaja competitiva), tendrán que estar dispuestos a ampliar su horario y a contratar más gente. Las cifras de ventas así lo muestran.

                David Torija

Publicado en Management & Leadership | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Red Bull no te da alas

164 RED BULL NO TE DA ALASCuesta creerlo ¿verdad? Ironías aparte, Red Bull fue denunciada en Estados Unidos por publicidad engañosa. El mes pasado se conocía el acuerdo, a falta de la aprobación definitiva del tribunal neoyorquino competente, entre la compañía propietaria de la famosa bebida energética y los promotores de una demanda colectiva.

En el mismo se reflejaba que Red Bull indemnizaría a sus consumidores con 10 dólares por haberles engañado y no haberles proporcionado alas.

Personalmente, discrepo de aquellos que aseguran que lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal. Conseguir una adecuada percepción de la imagen de marca por parte del público objetivo, es para mí algo capital. La notoriedad a cualquier precio es, a mi juicio, perjudicial.

Pero ésta vez creo que estamos ante una jugada maestra de Red Bull, ya que ha conseguido que la noticia de la demanda haya tenido eco a lo largo y ancho del mundo. Su exitoso eslogan publicitario (tal es así que no hace falta mencionarlo, pues es seguro que el lector lo conoce) es evidente que no pretendía ser una verdad categórica.

Red Bull ha jugado al ataque, transformando el monto de una posible indemnización en una campaña publicitaria (indirecta) a nivel mundial.

En Estados Unidos hay gente que busca solucionarse la vida, económicamente hablando, presentando demandas, la mayoría de ellas rocambolescas e infundadas, contra grandes compañías, esperando que alguna prospere y bien ser beneficiario de una sentencia indemnizatoria pecuniaria favorable, bien llegar a un acuerdo con la compañía por la rápida retirada de su reclamación (para no dañar la imagen de la empresa) a cambio de una importante cantidad de dinerito.

El caso más sonado fue la millonaria indemnización que tuvo que pagar una famosa multinacional de comida rápida a un cliente por quemarse la lengua con una patata frita.

En España, donde somos expertos en copiar lo peor de cada sitio, hay quien también lo intenta apuntándose a la lista de Robinson y esperando pacientemente a los spamers. Una vez que son receptores de publicidad no deseada, demandan a la empresa anunciante. Su objetivo suele ser llegar a un acuerdo económico a cambio de retirar la denuncia.

David Torija

Publicado en Marketing | Deja un comentario

Cuestión de actitud

163 Cuestión de actitudSegún la Real Academia Española, actitud, es la disposición de ánimo manifestada de algún modo.

Hace varios meses pude comprobar el excelente funcionamiento de la Unidad de Neonatología del Hospital La Fe de Valencia. Durante casi una semana constaté cómo los integrantes de sus distintos turnos de trabajo realizaban eficazmente su trabajo a la par que, con mano izquierda, prudencia y cariño, trataban a los bebés allí ingresados (y a sus papás).

No había expresado mi gratitud públicamente en mi blog hacia estos profesionales (sí lo había hecho personalmente y a través de las redes sociales), por lo que quiero aprovechar como excusa la recuperación de la enfermera Teresa Romero, para hacerlo.

Como decía, quiero expresar públicamente mi gratitud y admiración hacía los integrantes de la Unidad de Neonatología de La Fe. Admiración que hago extensiva a todos los profesionales médicos de nuestro país.

Creo que la profesión médica tiene una importante parte vocacional. Cuando uno se enfrenta a su trabajo con pasión, el éxito está garantizado. Es, como reza el título de este artículo, cuestión de actitud.

David Torija

 

Publicado en Desde mi punto de vista | Etiquetado | Deja un comentario

Gradas adaptadas para personas con movilidad reducida

162 GRADAS ADAPTADAS

En las pasadas fiestas del municipio valenciano de Canet de Berenguer, por primera vez, las personas con movilidad reducida pudieron disfrutar de los festejos taurinos (bous al carrer), gracias al elevador y las gradas adaptadas diseñadas, patentadas y fabricadas por la empresa local Tots Iguals SL.

Gracias a la tenacidad de su inventor, Emilio Espinal, y al apoyo de su familia, las personas en silla de ruedas, las mamás con carritos de bebés o aquellos que tengan que caminar con muletas, podrán asistir a cualquier evento público cuyo promotor confíe en el buen hacer de esta empresa valenciana.

Tengo el privilegio de haber puesto mi pequeño granito de arena en este proyecto, desarrollando íntegramente su plan de negocio (a través de Gesimar98 y de Winandwin Consulting) , ayudando a transformar una idea en una realidad y consiguiendo, en tiempos convulsos, financiación bancaria.

Como decía, los elevadores con gradas adaptadas para personas con movilidad reducida de Tots Iguals, no están diseñados sólo para festejos taurinos, sino para cualquier evento público, ya sean conciertos, pasacalles, fiestas de moros y cristianos, mítines políticos, vueltas ciclistas…

Si estás interesado en ampliar información o en su contratación escribe a 

totsigualssl@hotmail.com , y contactarán contigo a la mayor brevedad posible.

Tots Iguals es más que un proyecto empresarial, es el sueño de una persona que no quería que nadie se quedara sin ver unos festejos que son su pasión, els bous al carrer. La cara de su promotor, Emilio, cuando subió la primera persona en silla de ruedas al carafal (graderío) el día de su presentación, les aseguro que lo dice todo.

Es un proyecto con corazón y alma que pretende acabar con la discriminación de la que son víctimas las personas con movilidad reducida. Yo, que he sido padre hace unos meses, estoy pudiendo comprobar en mis propias carnes lo difícil que es moverse con un carrito de bebé por muchos sitios. Mi última mala experiencia, la semana pasada en un parking público de Valencia que, pese a tener licencia, no cumple con la normativa al no tener ascensor y no facilitar el acceso al mismo a personas con movilidad reducida.

Proyectos como el que hoy les presento, hacen de este mundo un lugar mucho más habitable.

David Torija

davtorija@gmail.com

Publicado en Entrepreneurship | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Reseña de Hablan los chinos. Un libro de Ana Fuentes

161 HABLAN LOS CHINOS

Cada vez que hablaba sobre China con mi amiga María, ésta me recomendaba la lectura del libro que hoy reseño.

María compartió durante algún tiempo ciudad de residencia, Nueva York, con Ana Fuentes (autora del libro). Ambas han trabajado como corresponsales fuera de nuestras fronteras para medios de comunicación ideológicamente antagónicos. María y Ana son amigas. Las dos pertenecen a una generación de jóvenes cuya preparación e inquietudes son dignas de elogio.  

Mi primera intención era haber leído el libro en inglés, editado con el nombre From the Dragon’s Mouth: 10 True Stories that Unveil the Real China, pero lo encontré antes en castellano.

Tenía tantas ganas de leerlo que aparqué la lectura que tenía entre manos.

Su autora, Ana Fuentes, vivió en Pekín desde 2007 hasta 2011, donde ejerció como corresponsal para la Cadena Ser. Conoce muy bien los entresijos de un país que está llamado a ser actor principal, productor y director de la película del devenir económico mundial.

La China que en occidente en general y en España en particular creemos conocer, basándonos en la multitud de leyendas urbanas que circulan por aquí sobre sus ciudadanos, dista bastante de la compleja China real.

Como muestra un botón: según se relata en el libro, China está a la cabeza del absentismo laboral en el mundo. Cuesta creerlo ¿verdad?

Esta obra cuenta la historia de diez personajes distintos, cuyas peripecias vitales esbozan la complejidad de un país que vive entre costumbres medievales y la tecnología más puntera. Todo ello bajo la tutela de un gobierno totalitario y corrupto empeñado en dirigir y controlar las vidas de sus ciudadanos.

Sus protagonistas son: un niño de papá sin oficio ni beneficio, una víctima de la brutal represión gubernamental contra los ciudadanos que disienten de sus políticas de control, una mujer que se casa con un ciudadano gay para guardar las apariencias, un maestro de kung- fu, una exitosa emprendedora, un migrante que vive en el subsuelo del lujoso edifico en el que trabaja como portero, una bloguera en un país cuyo gobierno coarta la libertad de expresión, una mujer condenada a trabajar en secreto como prostituta en la ciudad para sacar adelante a su familia, un taxista y una reportera local que trabaja para un medio internacional que nos habla sobre la censura, el silencio y la manipulación informativa.

El libro es mucho más que las vivencias personales de sus protagonistas, es un verdadero trabajo de investigación sobre la futura primera potencia mundial, un buque de impresionante calado y cuantiosísima tripulación que surca aguas internacionales con sus propias normas mercantes.

Recomiendo abiertamente su lectura si se quiere conocer cómo viven realmente los ciudadanos chinos.

HABLAN LOS CHINOS

ANA FUENTES

LIBROS AGUILAR. SANTILLANA EDICIONES GENERALES. MADRID 2012

 

Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Adaptarse a los nuevos tiempos

qr David Torija Twitter

El viernes pasado, al salir de mi oficina, llovía a cantaros. Era una tormenta de verano que tímidamente pretendía contribuir a paliar la pertinaz sequía. Subí al coche apresuradamente sin darme cuenta que tenía dos octavillas publicitarias, una en el limpiaparabrisas delantero y otra en el trasero. Tuve que bajar del coche antes de iniciar la marcha e intentar quitar lo que quedaba de sendas octavillas, deshechas y pegadas a los cristales de mi coche.

Este suceso me hizo pensar y me retrotrajo más de veinte años atrás. No por el método publicitario, que también, sino por las reminiscencia de uno de mis primeros empleos de fin de semana.

Si no recuerdo mal, estaba cursando 2 de BUP. El padre de mi compañero de clase (y tocayo) David, era el director de la oficina del banco de Santander de Pozuelo (pueblo). Y digo oficina en singular porque, por aquel entonces, todavía no había llegado la locura de abrir sucursales bancarias por doquier (cuyos efectos y consecuencias estamos pagando ahora).

El Santander había lanzado una campaña publicitaria para captar nuevos depositantes. Recuerdo que en la publicidad aparecía un elefante y que, junto a otro compañero, adaptamos la letra de la canción del anuncio televisivo de aquella campaña. Nuestra letra decía algo así “el padre de David es un elefante que está haciendo amigos a un ritmo alucinante”.

El padre de mi compañero nos propuso a su hijo a y mí, repartir los fines de semana trípticos de aquella campaña del banco. Empezamos un sábado. A primera hora de la mañana nos personamos en la oficina bancaria donde llenamos nuestras mochilas con aquellos trípticos, mientras una señorita nos daba vagas instrucciones sobre dónde hacer el reparto y un papelito con su número de teléfono por si surgía alguna incidencia.

Yo tenía que pasar la mañana del sábado en la puerta del supermercado Alfaro del Zoco de Pozuelo, centro comercial que por aquel entonces estaba de capa caída (nada que ver con la opulencia que parece ser impera hoy en la zona). Tomé el autobús público y llegué cerca de una hora antes de la apertura del supermercado. Por propia iniciativa empecé a repartir trípticos entre los viandantes. Todos los coches del aparcamiento tenían también su tríptico del banco antes de la apertura del supermercado. Al poco tiempo de abrir éste sus puertas, un guardia de seguridad me invitó amablemente a abandonar el centro comercial.

Me fui situando en cada una de las puertas exteriores del centro comercial hasta que el mencionado guardia me invitaba, con amabilidad decreciente, a abandonar el recinto y sus alrededores. Cuando no pude tensar más la cuerda, me dirigí a una cabina de teléfono (para los más jóvenes: se trata de teléfonos públicos, fijos y de pago (hoy en peligro de extinción) desde los que llamábamos cuando la telefonía móvil no existía), eché unas monedas y llamé al número de teléfono que me habían dado. Cuando informé a aquella señorita que me habían echado de allí, ésta me instó, con cierta desgana, a que repartiese la publicidad entre los coches aparcados, los chalets de la zona etc.

Llegué a la conclusión de que para mi jefa de aquellos días, a quien parecía importarle poco aquel reparto publicitario, el target de aquella campaña era gente de clase social media alta, aunque no parecía tenerlo del todo claro.

Unos pocos años más tarde, cuando obtuve el carnet de conducir, empecé a darme cuenta de lo molesto que resulta encontrarse este tipo de publicidad y de lo inapropiado que era para que un banco captase clientes. Hoy, veinte años después, me molesta muchísimo encontrarme en limpiaparabrisas de mi coche este tipo de publicidad que va, directamente, a la papelera más cercana.

Aun así, en pleno siglo XXI, hay quien sigue apostando por este método publicitario, sin darse cuenta que existen formas más adecuadas, eficaces y baratas (incluso gratuitas) de hscer publicidad.

Años después de aquel reparto de octavillas, mi formación y experiencia me ha enseñado la importancia de elegir un soporte y un formato adecuado (tanto off line, como on line) para llevar a cabo una campaña publicitaria que se adecue a nuestros objetivos. Aquellos, serán distintos en función del producto o servicio que queramos ofrecer.

Antes, las empresas se gastaban cuantiosas cantidades económicas en hacer estudios de mercado para tratar de identificar a su público objetivo. Tras la llegada de Internet y de las redes sociales, podemos identificar, por muy poco dinero, nuestro target perfectamente segmentado por las variables que nosotros deseemos. Además, con una buena gestión de nuestra presencia en las redes sociales, podemos conocer sus gustos y necesidades, interactuar con ellos…en definitiva, establecer una relación permanente y fructífera para ambas partes, basada en el flujo bidireccional de información. Sabremos, en definitiva, cuáles son las necesidades de nuestros clientes presentes y futuros y cómo satisfacerlas en un entorno dinámico y cambiante.

David Torija

Publicado en Marketing | Etiquetado , ,

Review of How to write effective business English by Fiona Talbot

159 How to write business English
Last year, I spent my summer holidays in London. I was in a Language School improving my English (If you are a follower of my blog, you will know that English is not my native tongue). I travelled to London with a couple of suitcases, the first one carried my clothes and the other one was empty.

I came back to Valencia with my second suitcase full of books. Reading is one of my passions and find good books in English in my current city is not an easy task (even on the Internet).

The last place that I visited in my very last day in the city was, again, the largest bookshop of Europe, Waterstones, in Piccadilly St. As I knew that I had a bit more space available in my luggage, I could buy some books more. This was one of them.

Fiona Talbot is a writer, trainer and international consultant who teaches us on her book how to write a better business English. The book is full of advices and tips to improve our writing in the business language.

The book is aimed to non native English speakers and even to native English speakers because goes over grammar rules, common mistakes, examples on how to compose letters, emails etc.

It is the first book of a “trilogy” composed by this one, Make an impact with your written English and Executive writing skills for managers.

If you are interested in write a properly business English,I recommend you reading this book, It will help you in your career. I have enjoyed and learned a lot from it.

How to write effective business English
Fiona Talbot
Kogan Page

David Torija
davtorija@gmail.com

 

Publicado en ARTICLES IN ENGLISH | Etiquetado , , , | Deja un comentario