Características de un buen líder II: se rodea de los mejores, es asertivo, toma riesgos y asume responsabilidades

Hace unas semanas escribía sobre las que considero cualidades indispensables que ha de tener un buen líder. Hoy voy a hablar de más características para ejercer un adecuado liderazgo.

Existen personas acomplejadas que tienden a rodearse en la empresa de gente mediocre, buscando que sus subordinados no destaquen por encima de ellos. Se trata de un gran error, no sólo para la marcha de la empresa, sino para el desempeño de la labor del propio directivo que así obra, pues en lugar de poder enriquecerse con la experiencia y formación de su equipo, se empequeñece con él. Un buen líder se rodea siempre de los mejores y no teme por su puesto, pues su labor es, precisamente, coordinar y dirigir a su equipo sacando lo mejor de ellos individual y colectivamente.

Se puede afirmar que, frente a los problemas, aparecen tres tipologías distintas de personalidad: aquellas personas que los buscan y se recrean en los mismos, personas que los evitan y por último, personas asertivas.

La asertividad consiste en saber enfrentarse a los problemas, diciendo en todo momento lo que uno piensa, siendo justo y respetando a nuestro interlocutor. Es, a mi juicio, la mejor manera de enfrentarse al día a día, además de ser una de las cualidades más importantes que ha de tener alguien cuya labor sea la dirección de personas.

Un buen directivo y por ende un buen líder, ha de ser capaz de tomar decisiones. Muchas veces en condiciones de riesgo. Un buen líder, por tanto, con templanza, ha de tomar riesgos. Y como las cosas no siempre salen bien, ha de asumir responsabilidades y no escudarse en vagas escusas o, lo que es peor, en otras personas. Un buen líder da la cara por su equipo, su proyecto y su empresa, tenga las consecuencias que tenga.

David Torija

Publicado en Management & Leadership, Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Movember 2015

Movember

(In English below)

Estimados colegas, durante el mes de noviembre estoy participando en la iniciativa que promueve Movember Foundation, dedicada a combatir el cáncer de próstata, el cáncer testicular, los problemas de salud mental y todos aquellos problemas derivados de la inactividad física.

Mi reto es doble, por un lado me voy a dejar bigote todo el mes de noviembre y por otro, voy a retomar mi actividad deportiva, realizando todos los días del mes, algún tipo de actividad deportiva.

Desde este enlace, podréis seguir la evolución de mi reto y realizar donativos para la fundación.

Muchas gracias

***

Dear fellows, on November I am going to get involved at the initiative which is promoted by Movember Foundation to fight against prostate cancer, testicular cancer, mental health problems and against to all those problems consequence of physical inactivity.

I have a double challenge, on one hand I will let grow my moustache for 30 days and, on the other hand, I will get physically active every single day of November: on Movember 30 “MOVEs” in 30 days.

Following this link, you can see my challenge’s evolution and make donations to the foundation.

Thank you,

11 Saona

David Torija Pradillo

Movember 2015

Publicado en Trozos de mi alma | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Reseña de El Arte de la Guerra de Sun Tzu

“Todo el arte de la guerra está basado en el engaño. Los expertos en el arte de la guerra someten al enemigo sin combatir. Toman las ciudades sin tener que recurrir al asalto y derrocan a un Estado sin operaciones prolongadas.”

186 El Arte de la Guerra

Puede que El Arte de la Guerra se escribiese en el Siglo V antes de Cristo, y digo puede, porque no está claro el momento de la historia en el que fue escrito, como tan poco lo está su autoría, pues se pone en duda hasta la existencia de Sun Tzu. Lo que sí está claro es que estamos ante una de las obras más conocidas de la historia, que ha sido utilizada a través de los siglos por los distintos ejércitos tanto en oriente como en occidente, que es estudiada no sólo en Academias Militares sino también en Escuelas de Negocios, pues sus enseñanzas pueden ser aplicables en cualquier ámbito en el que exista competencia, en el que existan rivales a los que batir.

Los éxitos militares de Mao Tse Tung se debieron a la aplicación de la enseñanzas de El Arte de la Guerra, y a su falta de escrúpulos, permítaseme apostillar.

Dicen que El Arte de la Guerra era el libro de cabecera de don Emilio Botín. Son muchos los empresarios y directivos que cuentan que esta obra también es el suyo, algunos lo hacen para darse importancia y que se les otorgue la consideración de estrategas. En mi caso, aunque esta afirmación pueda restarme puntos en el estereotipo de buen estratega, no lo es. Sin menospreciar esta gran obra universal, que he leído y analizado detenidamente, en mi mesilla este lugar lo ocupa Winning de Jack Welch, que es para mí la Biblia de los negocios. Es más, le saco más partido desde un punto de vista de dirección estratégica empresarial a cualquiera de las obras de Michael E. Porter que al libro que hoy reseño (lo que no significa que no tenga en cuenta sus enseñanzas).

No estamos ante una obra de fácil lectura. Requiere concentración, dedicación y reflexión sobre lo que en ella se expone, si se le quiere sacar el máximo partido.

Se encuentra dividida en sus conocidos trece capítulos. Cada uno trata un punto clave de la estrategia militar: el terreno, puntos fuertes y puntos débiles, maniobra, estrategia ofensiva…

Permítaseme poner un ejemplo, citado de memoria (no textualmente. Así respeto los derechos de copyright): si rodeas completamente al enemigo, éste luchará fieramente hasta la muerte. Sabedor de que no tiene escapatoria, tal vez sea capaz de vencerte. Pero si le rodeas dejándole una pequeña vía de escape, sabrán que la muerte no es su única opción y podrás dar pie a la deserción de sus tropas y la victoria será tuya.

Este libro, cuya lectura recomiendo, contiene ésta y un sinfín más de estrategias militares que pueden aplicarse, interpretadas debidamente, al mundo de los negocios, con el objetivo de batir a la competencia y alcanzar el éxito.

El Arte de la Guerra

Sun Tzu

Editorial Fundamentos. Madrid 2008

Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Características de un buen líder: escucha activa, dar y pedir feedback

Dicen que tardamos dos años en aprender a hablar y toda una vida en aprender a callar. Cierto. Hablamos demasiado y, por ende, escuchamos poco. La prudencia es una importante virtud tanto en el terreno personal como en el profesional y muchas veces pecamos de hablar de más, desvelando información que puede volverse en nuestra contra y en la de nuestra empresa.

¿Crees que eres un buen escuchante? Si mientras una persona te está hablando tú estás pensando a la vez en la respuesta, le estás juzgando, le interrumpes constantemente, intentas anticiparte a lo que va a decir o personalizas su historia (“pues yo…”), lamento decirte que no sabes escuchar adecuadamente.

Una de las cualidades más importantes de un buen líder es, precisamente, saber escuchar.

A leadership lessonHay quienes definen las competencias básicas de un buen líder con el acrónimo EDA: Escuchar, Decidir, Afrontar. Esto es, un buen líder practica la escucha activa, tiene capacidad de toma de decisiones y las lleva a cabo asumiendo riesgos.

El considerado como el CEO más carismático del siglo XX en Estados Unidos, Jack Welch, habla de la importancia de dar voz a todos los miembros de una organización. Un buen líder ha de escuchar a los miembros de su equipo. Es la manera de conocer sus inquietudes y mejorar su rendimiento, de identificar las deficiencias organizativas y solventarlas e incluso de encontrar soluciones a los problemas existentes en la empresa, basadas en la experiencia y en la opinión de las personas que la integran.

Si hacemos preguntas abiertas y escuchamos a los miembros de nuestro equipo, solicitamos aclaraciones cuando no hayamos entendido algo y si recapitulamos al final para confirmar que hemos entendido todo, entonces, estaremos practicando la escucha activa.

Otra de las características de un buen líder es saber dar feedback a las personas de su equipo, esto es, decirles, en el momento oportuno, qué tal están haciendo las cosas y cómo podrían mejorar. Esto se hará con afán crítico constructivo en aras de mejorar su rendimiento.

Nunca, permitidme que insista, nunca se reprende o se critica el rendimiento de un subordinado en público. Cuando se quiere amonestar a una persona, es mejor hacerlo en privado, y hacerlo de manera asertiva (a nadie le gusta que les saquen los colores en público) aconsejándole, además, cómo corregir su error o bajo rendimiento.

Los reconocimientos sí se harán públicamente. Con ello conseguiremos aumentar la satisfacción de la persona elogiada por su rendimiento y que el mismo sirva de ejemplo y de sana motivación para el resto de componentes del equipo.

Pero un buen líder no se limitará a dar feedback sino que también pedirá feedback acerca de su manera de liderar, independientemente del escalafón empresarial, a los miembros de su organización para poder evaluar su rendimiento y mejorar su forma de liderar.

David Torija

Publicado en Management & Leadership | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El aroma del café

IMG_6760Me acuerdo de la cafetera que mis padres tenían en casa durante mi niñez y mi adolescencia, pero no consigo recordar el aroma del café de aquellos años. Tal vez sea porque no son muy cafeteros. Tampoco tengo reminiscencia alguna de olor a café en las respectivas casas de mis abuelos, en la de los maternos seguro, pues lo sustituían por Eko cereales.

Fui un tardío consumidor de café. Puede que mis primeros cafés fueran en una cafetería contigua a la academia en la que cursé COU, en la madrileña calle de Núñez de Balboa, horas antes de los exámenes.

También me demoré mucho en empezar a desayunar con café, incluso en tomar leche a esas horas, pues hacía deporte temprano y evitaba el consumo de lácteos antes de su práctica. Tomar café se fue convirtiendo, con el tiempo, en mi carrera profesional, en una forma de socializar, de estrechar lazos con clientes, proveedores, subordinados o compañeros. Y, supongo que como a muchos os sucederá, en una excusa para poder hacer aguas menores en un bar colindante antes de visitar a un cliente.

Aunque mi amiga china Vivian se empeñe en convencerme de los beneficios de las bebidas calientes (especialmente del agua en su caso), a mí lo que verdaderamente me quita la sed son las bebidas frías, por eso, aunque resulte extraño, bebo el café frío por las mañanas, salvo el día que es reciente. Lo reconozco, no soy ningún sibarita, hago café para varios días.

Cuando sí degusto el café con leche caliente son los fines de semana, cuando el tiempo no apremia y puedo leer la prensa en la terraza mientras desayuno. Entonces sí que disfruto de un buen café calentito.

Durante aquél invierno que pasé en Irlanda, sí que tomaba el café bien caliente. Me levantaba temprano, el frío era considerable en aquella casa alquilada, pues la calefacción la pagaba, y por ende la controlaba (bajo llave), el propietario y nunca funcionaba más de 4 horas al día. Lo primero que hacía era encender la vitro-cerámica y calentarme las manos acercándolas a la misma. Hacía café para mi mujer y para mí en una cafetera rudimentaria, de émbolo, que habíamos comprado en McCambridges en la adorable Shop Street, en Galway. El café era bastante malo y caro (como todo lo que con la alimentación tiene que ver en el entrañable país celta), pero me ayudaba a entrar en calor, algo imprescindible para la caminata de más de media hora que desde Dún Na Carraige hasta el principio de Salthill, hostigados por la lluvia, el frío y el viento, nos esperaba cada mañana.

Cuando evoco el aroma de un buen café, mis recuerdos me llevan a aquel modesto apartamento de Nueva York. La prima Emma nos había comprado un paquete de café Lavazza, que en aquella coqueta cafetera y en aquel idílico entorno, tenía un sabor insuperable. Durante nuestro primer mes allí, el frío aún hacía estragos, por lo que aquel café era reponedor y estimulante a la par. Pero ya bien entrada la primavera, disfrutábamos de aquél café porque era, sencillamente, espectacular.

Se ve que no era orgánico, pues no lo encontrábamos en Wholefoods (donde habitualmente hacíamos la compra), por lo que cuando nos tocaba reponerlo íbamos al cercano Dean & Deluca o incluso a Eataly en la Quinta Avenida.

Tal vez se deba a que por aquel entonces vivíamos sin estrés en una ciudad que invita a todo lo contrario, pero cuando alguien me pregunta por mi café favorito, no puedo evitar acordarme del aroma de aquel café mañanero en la ciudad que nunca duerme.

David Torija

Publicado en Trozos de mi alma | Deja un comentario

Héroes anónimos

Quijote molinos de vientoEl otro día estuve charlando con el guardia de seguridad que vigila por las noches el edificio donde vivo.

Me extrañó que viniese una hora antes al trabajo. Me contó que lo hacía para no llegar nunca tarde si surgía algún imprevisto en el trayecto.

Viene a Valencia cada día en tren desde Cullera. Cuando llega, se da un paseo por la zona y se bebe una Coca Cola que se trae desde casa. Se incorpora siempre antes a su puesto. Cuando finaliza su jornada, a las seis de la mañana, recorre varios kilómetros andando hasta la estación de tren, “así hago deporte” me dice con la sonrisa en la boca.

Cuando llega a Cullera son casi las 9 de la mañana. Asea y da el desayuno a su madre enferma, y se va a dormir un rato.

Me consta que su salario es inferior a 800€, por lo que le pregunté ¿y te compensa venir desde tan lejos? A lo que me contestó de manera entusiasta “¡Claro que sí! peor es no poder trabajar, este trabajo es un regalo

Confieso que me costó mantener el tipo y no emocionarme en su presencia.

Este país, antes llamado España, saldrá adelante gracias a personas como él.

Aquí, la única verdadera reforma que se ha hecho es un ajuste salarial a la baja del 20%. Si somos más competitivos no es porque hayamos invertido en I+D+I y hayamos cambiado nuestro modelo productivo, lo somos a base de empobrecer a los trabajadores.

Aquí, creamos chiringuitos para robar los fondos europeos de formación y/o de reestructuración de sectores obsoletos, cuyo destino era formar a los trabajadores para que pudieran seguir en el mercado laboral.

Aquí, creemos que el paro es un salario que ha de agotarse.

Aquí, nos dejamos guiar por cantos de sirena que aprovechando la coyuntura pretenden imponernos soluciones decimonónicas cuyo resultado queda patente en una historia que pretenden reescribir. Cantos de sirena que también emiten unos y otros, en función de sus intereses.

El día en que en lugar de enfrentarnos, caminemos juntos. El día en que rechacemos, con firmeza, cualquier situación o actitud indigna, ese día, y sólo ese día, saldremos de la crisis económica y moral en la que vivimos.

David Torija

Publicado en Desde mi punto de vista | Deja un comentario

Reseña de ¿Por qué estás aquí? de John P. Strelecky

182 Por qué estás aquíDurante el mes de mayo de este año, 2015, decidí llevar a cabo un cambio en mi vida profesional. Me propuse, utilizando la frase tan de moda en el mundo del coaching y de la psicología, salir de mi zona de confort.

Aquella mañana, de la misma semana en la que me decidí a dar el mencionado paso, tuve una reunión a primera hora sobre un proyecto con el que ya había empezado a colaborar. Tras la misma, tuve una hora libre antes de una entrevista para otro proyecto laboral. Aproveché esa hora para relajarme con una de mis actividades favoritas, otear libros en una librería. Entré en la Librería Paris, ubicada en la valenciana plaza del Parterre, y, casualmente, por la temática que trata, encontré el libro que hoy reseño.

Estamos, según el columnista Scott Kauffman de USA Today, ante un libro que te altera la vida. Motivo por el cual, multinacionales como IBM, adquirieron cientos de copias de este bestseller internacional para motivar a sus empleados.

John, el protagonista de esta historia, era un trabajador estresado. Un buen día, en medio de un monumental atasco, su paciencia se agota y decide dar la vuelta y buscar otro camino por carreteras secundarias.

Desesperado, sin apenas gasolina en el depósito de su coche y tras horas sin ver una sola señal indicativa y sin cruzarse con un solo coche, empieza a arrepentirse de su decisión de abandonar el embotellamiento de la carretera principal. De repente, divisó las luces de una cafetería. El nombre de la misma coincide con el de este libro: Cafetería ¿Por qué estás aquí?

En su interior, su dueño, la camarera y una clienta asidua (Mike, Cassey y Anne) ayudan a nuestro personaje a reflexionar sobre el verdadero sentido de la vida y lo hacen, precisamente, a través de la pregunta ¿por qué estás aquí?

Esta atípica y ficticia cafetería, ayudará al lector a reflexionar sobre su vida profesional y personal y a buscar el Sentido de su Existencia.

¿Por qué estás aquí?

Título original: The Why are you here café?

John P. Strelecky

RBA Integral. Nueva Empresa

Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Review of 50 Management ideas you really need to know

181 50 management ideasIf you are a follower of my blog, you will notice that English is not my native tongue. One of the reasons why I bought this book was to enrich my Business English vocabulary, the other one was my passion about business management.

The author

Edward Russell-Walling is a well known writer, specializing in business management and finance. He has been a contributor of prestigious publications like The Wall Street Journal or Financial Times.

The book

As the author tells, there are many different management ideas on how to lead, on how to motivate people or on how to compete. There are different ways of thinking in the business management world too. This book is plenty of these ideas and these differents ways or styles of management.

The book is divided into 50 chapters (4 or 5 pages per each one). In every chapter is explained a management idea in an easy way. From oldie concepts like the Experience Curve to the latest like Globalization or the Web 2.0. From the well known theories like the Boston Matrix or the Five Forces of Competition (Michael Porter) to the less famous like the Total Quality Management, Edward Russell explains 50 management concepts, which will be needed in your business career.

I have really enjoyed (and learned) reading this book and this is why I strongly recommend its reading for managers, entrepreneurs and workers who want to improve their performances and their careers thanks to all this business knowledge.

Fifty Management ideas you really need to know

Edward Russell – Walling

Quercus. London 2012

A review by David Torija

Publicado en ARTICLES IN ENGLISH | Etiquetado , , , | Deja un comentario

No hay verano sin Romano

Ciudad de Nueva York, un día laborable de la primavera, tal vez del verano, del año 2011. Voy sentado en el asiento del copiloto de un coche de gama alta, tipo ranchera. Al volante, un empresario y su perro. Sí, el can iba sentado en las rodillas de aquél, de manera que talmente parecía que era éste quien conducía.

El hombre había contactado conmigo a través de una amiga común para pedirme opinión sobre el plan de negocio de su compañía. Me dijo que sabía algo de español, pues había estado casado con una mejicana. En mi presencia, en el idioma de Cervantes, tan sólo pronunció la palabra “bonito”. Lo hacía una y otra vez para referirse a su perro.

Durante nuestro trayecto me contó, indignado, que tenía un proveedor en Cataluña que no estaba atendiendo debidamente a sus pedidos y que al hablar con su representante, éste le aseguraba que no iba a poder cumplir los plazos previstos pues al retraso existente, tendrían que sumarle que su fábrica cerraba el mes de agosto. El americano no daba crédito ¿Cómo pueden cerrar el mes entero? ¿Cómo pueden hacerlo si encima no están cumpliendo los plazos de entrega con sus clientes?

En España, aunque cada vez menos, el mes de agosto siempre ha sido el mes de vacaciones por excelencia, en el que el país entero parece pararse o, cuando menos, funcionar a medio gas. Personalmente, siempre me ha gustado trabajar en agosto, aunque este año, que no he tenido vacaciones, pues he cambiado mi actividad profesional (aunque soy autónomo, no he querido parar para poder cumplir mis objetivos), he echado de menos poder descansar unos días.

verano azul

Ahora que el verano parece que se nos escapa, me he puesto a recordar, con cierta nostalgia, cómo eran alguno de mis veranos de antaño.

Como decía, me gustaba trabajar en agosto, sobre todo en Madrid. El agotador ritmo de la ciudad parecía descender un poco, no había atascos, se podía aparcar con facilidad en la calle…

Uno de mis primeros trabajos estivales, fue la sustitución de la secretaria de la oficina que mi padre compartía con otras dos empresas en el madrileño barrio de Salamanca. Fueron dos años consecutivos (si la memoria no me falla, fueron los veranos antes de empezar 3º de BUP y COU respectivamente). El salario percibido se lo entregué casi íntegramente a mis padres (acción que me hizo sentirme orgulloso de mí mismo). Digo casi íntegramente, porque con parte del mismo me compré un par de libros el primer año y un libro de historia y el primer cd de Ella baila sola, cuyo single de presentación me había acompañado aquel mes en la radio de la oficina, el segundo año.

El año siguiente mi trabajo veraniego fue como socorrista en la urbanización Las Nieves, en Pozuelo de Alarcón. Trabajé de junio a septiembre, sin un solo día de descanso. Con mi primer salario como socorrista me compré una bicicleta (que aún conservo). Ésta fue mi medio de transporte para ir al trabajo. Iba a comer a casa casi todos los días. Mi madre nunca olvidará aquél atípico frío día de verano. Cuando llegó a casa a primera hora de la tarde, yo ya me había ido a trabajar. En el tendedero se encontró con mi ropa tendida, secándose. Sí, aquel día, al mediodía, pasado sobradamente ya mí horario de trabajo, me tocó tirarme al agua a sacar a un chico georgiano que no sabía nadar, y que, durante el primer baño de su vida en una piscina, decidió intentar coger su pelota en la zona en la que no hacía píe.

Fue mi primera intervención aquel verano. La segunda fue sacar del fondo de la piscina a un niño de poco más de un año, Arturo, que cayó a plomo al fondo de la piscina, en un despiste de su cuidadora dominicana, que platicaba con otra compatriota con igual trabajo, ajenas ambas a las andanzas de los pequeños.

Mis estudios universitarios los compatibilicé con mi trabajo en la Pista de Hielo de Majadahonda. Trabajaba los fines de semana, fiestas de guardar y, por supuesto, el verano entero. Cobraba por horas, por lo que intentaba trabajar todo lo que podía. Recuerdo un mes de agosto que, aparte de trabajar en las sesiones públicas, necesitaban a alguien para que estuviera en la pista vigilando la misma por las mañanas mientras ésta estaba cerrada. Me ofrecí voluntario. Llegaba a las ocho de la mañana, me daba una vuelta por todas las instalaciones para comprobar que todo estaba en orden, enfocaba las cámaras de seguridad hacia la entrada, conectando la imagen en la pantalla gigante. Me calzaba los patines y jugaba una horita sólo al hockey.

Cada día, tan sólo tenía que estar pendiente de la llegada del panadero, para recogerle el pedido que, José María, arrendatario de la cafetería, estaba esperando, y poco más…

Durante el mes anterior, mi jefe David y mi compañero “Jorjón”, hicieron lo mismo que yo, jugaban al hockey en su pista particular.. y acababan sentados en un banco en el hielo, tomándose un helado y viendo una película que proyectaban en la pantalla gigante.

A las cuatro de la tarde, tocaba ponerse las pilas. Empezaba la sesión pública, aunque, eso sí, mucho más relajada que durante la temporada. Recuerdo una tarde que, ante la ausencia de clientes, mi compañero Rudy y yo, terminamos jugando un 21 con el pie y con un balón de fútbol, utilizando como canasta una papelera. En definitiva, aquel mes de agosto llegaba a la pista a las ocho de la mañana y no salía de allí hasta la 1 de la madrugada, y yo tan contento.

Los estudiantes de los primeros cursos de derecho, bromean diciendo que no hay verano sin romano, en referencia a que siempre les toca estudiar en verano Derecho Romano, pues no es fácil de aprobar esta asignatura a la primera. Yo he tomado prestada dicha expresión para el título de mi artículo, pues durante muchos años o no he tenido vacaciones o han sido tan sólo unos días, pues o bien he tenido que trabajar o bien he decidido dedicar mi tiempo a estudiar o hacer algo más productivo. Mis últimas (y añoradas) vacaciones estivales, fueron en agosto de 2013, cuando, en lugar de relajarme en la playa o en la montaña, decidí irme a una escuela para mayores de 30 años en Covent Garden, Londres, a seguir perfeccionando mi inglés.

La verdad es que no me gusta parar un mes entero. Prefiero repartir mis vacaciones a lo largo del año y, si es posible, salir fuera de España, huyendo, eso sí, de paquetes vacacionales organizados… Me encanta el turismo urbano, tomar el metro y sentirme un ciudadano autóctono, visitar librerías y aumentar mi biblioteca con nuevos títulos en inglés, hablar con gente de otros países y culturas en la barra de un bar…

David Torija

davidtorija@hotmail.com

Publicado en Trozos de mi alma | Etiquetado , , , | 1 Comentario

5 libros para leer este verano

Las vacaciones estivales son un buen momento para leer. Permitidme que os recomiende una serie de libros, en línea con la temática de este blog, cuya lectura espero os resulte de utilidad.

Pulsando en la portada de cada libro, podréis leer la reseña que en su día escribí de cada uno de ellos.

Si estás pensando en montar tu propia empresa, antes de hacerlo, te recomiendo que te enfrentes a la realidad leyendo este libro:

El libro negro del emprendedor

El libro negro del emprendedor. Fernando Trías de Bes. Ediciones Urano. Barcelona 2007

¿Pensando en invertir vuestros ahorros en bolsa? Si queréis minimizar vuestro riesgo conociendo el funcionamiento de los mercados financieros, éste es vuestro libro:

Manual del buen bolsista

Manual del buen bolsista. José Antonio Fernández Hódar. Pearson Educación. Madrid 2008

Rafa Nadal es un ejemplo de superación constante, un deportista cuyo éxito radica en la adquisición de buenos hábitos y rutinas. Os recomiendo la lectura de este libro que narra la vida del tenista mallorquín

RAFA NADAL MI HISTORIA

Rafa. Mi historia. John Carlin. Ediciones Urano. Barcelona 2011

El prestigioso cardiólogo Valentín Fuster nos desvela en esta obra, los secretos para recuperar la motivación.

El círculo de la motivación

El círculo de la motivación. Valentín Fuster con la colaboración de Emma Reverter. Editorial Planeta. Barcelona 2013

El fundador de Telepizza y ex CEO de Jazztel nos cuenta su experiencia en el mundo de los negocios en esta obra:

Apunta a las estrellas y llegarás a la luna  Leopoldo Fernández Pujals  Espasa Libros. Barcelona 2014

Apunta a las estrellas y llegarás a la luna. Leopoldo Fernández Pujals. Espasa Libros. Barcelona 2014

Apreciados lectores, me gustaría conocer vuestras opiniones ¿Habéis leído alguno de estos libros? ¿Qué destacaríais de los mismos?

David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

En busca de la felicidad

?

Habitualmente este espacio lo dedico a recomendar la lectura de algún libro, aunque, puntualmente, cuando la temática tiene algo que ver con el managment o el liderazgo, o, como es el caso, se trata de una obra excepcional, recomiendo alguna película.

Basada en una historia real, se trata de una película conmovedora, una muestra de lo que un padre es capaz de hacer por un hijo. Confieso que cada vez que he visto esta película, y han sido bastantes, no he podido evitar emocionarme. De ahí que me haya decidido a recomendarla en mi blog.

Chris Gardner, interpretado magistralmente por Will Smith, cometió un error e invirtió todos sus ahorros en comprar unos escáneres médicos pensando que se haría rico vendiéndolos. En realidad fueron dos los errores básicos en los que incurrió a la hora de emprender su negocio:

  • Fabricar o vender algo que a nosotros nos parece que será exitoso en lugar de intentar de detectar una verdadera necesidad no satisfecha de nuestros clientes y buscar cómo cubrirla.
  • Invertir en un gran stock, es decir, inmovilizar una serie de recursos, no productivos hasta su venta, cuya tenencia en el tiempo no sólo supone un elevado coste de oportunidad, sino que nos cuesta dinero.

Chris es incapaz de venderlos y sus dificultades económicas le cuestan su casa y, finalmente, su matrimonio.

Su mujer se marcha a Nueva York con una oferta de trabajo y Chris Gardner se hace cargo de su hijo. Con apenas un puñado de dólares en bolsillo, se queda en la calle, con un hijo pequeño al que dar de comer.

El protagonista identifica una oportunidad laboral en el sector financiero. Decenas de candidatos pelearán durante meses por un solo puesto. Chris establece una dura rutina para conseguir su objetivo. A primera hora de la mañana deja a su hijo en una guardería en China Town, aprovecha el trayecto para transmitirle enseñanzas. A continuación realiza un par de visitas para intentar vender sus dos últimos escáneres médicos, pero éstos están deteriorados.

Seguidamente, comienza su jornada comercializando, sin salario, productos financieros por teléfono para la empresa en la que aspira entrar. Como decía, sólo quien consiga mejores resultados entre decenas de candidatos, obtendrá un puesto en la empresa. Chris ni come ni bebe agua para no tener que ir al servicio y poder apurar más el tiempo. No puede hacer horas extras pues ha de salir corriendo a recoger a su hijo y ha de correr con él para no quedarse sin sitio en el albergue para personas sin hogar en el que duermen.

Se pasa las noches enteras arreglando los escáneres médicos y estudiando la teoría del trabajo que aspira a conseguir. Realiza todo ello sin descuidar ni un ápice lo que más le preocupa en la vida, proporcionarle a su hijo una buena educación. Me quedo con una frase que le dice a su hijo y que es para mí una verdadera lección vital:

Nunca permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo

El final de la película no os lo cuento, prefiero que lo descubráis vosotros mismos.

Os recomiendo ver esta película cada vez que os sintáis vencidos ante alguna dificultad, os aseguro que os recargará las pilas y os ayudará a retomar vuestra tarea con fuerza.

Yo he tenido el ejemplo en casa. Soy consciente de lo mucho que se han tenido que sacrificar mis padres por mí educación. Ahora que soy padre, aunque tengo el listón muy alto, sé todo lo que estoy dispuesto a hacer por sacar a mi familia adelante.

Reseña de la película En busca de la felicidad

Título original: The pursuit of happiness

Un artículo de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Aquellas tardes en la Feria del Libro

156 glass half empty or half full

Leer es una de mis pasiones. Mi cumpleaños solía coincidir con la inauguración de la Feria del Libro de Madrid. Recuerdo con nostalgia que, en mi época de estudiante, me tomaba ese día la mañana o la tarde libre para pasear por el parque de El Retiro, otear por las casetas y comprarme un buen número de libros.

Estudié COU en una academia ubicada al principio de Núñez de Balboa, en el madrileño Barrio de Salamanca. Cada mañana, muy temprano, pues las clases comenzaban a las ocho de la mañana, tomaba el autobús 656 que me llevaba desde Pozuelo (pueblo) hasta el recién estrenado intercambiador de autobuses de Moncloa. Los 40 minutos de aquél trayecto los aprovechaba para leer, tanto a la ida como la vuelta, bien el periódico (por aquel entonces leía el ABC, entre otros factores, porque gracias a las grapas me resultaba mucho más manejable) bien algún libro, por aquel entonces, sobre todo de historia. Si la memoria no me falla, tomaba la línea 3 del metro una parada hasta Arguelles, allí hacía transbordo y tomaba la línea 4 hasta Velázquez. Trayecto éste, que también aprovechaba para leer.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que la calle de Alcalá era la única barrera entre el Parque de El Retiro y mi academia, aquel año visité por primera vez la Feria del Libro, precisamente, el día de mi cumpleaños. Aquello se convirtió en costumbre, y cada año celebraba el mismo con un agradable paseo y comprando un montón de libros que me acompañarían a lo largo del año.

Como decía, al año siguiente repetí experiencia. Por aquel entonces, preparaba la oposición de ingreso a la Escala Superior del Ejército en el Colegio de Huérfanos de la Armada, sito en la madrileña calle de Arturo Soria, mientras cursaba primero de Ciencias Físicas por la UNED. Yo quería ser piloto, mientras que en mi familia deseaban que fuese marino. Había conseguido plaza en el CHA (acrónimo del Colegio de Huérfanos de la Armada), como alumno externo, gracias a las gestiones de mi primo, el Teniente Coronel Luis Fernando Torija, quien nos dejó, años después, en acto de servicio en Haití, aquel fatídico 16 de abril de 2010.

Finalmente no obtuve plaza para ingresar en la Escala Superior, y decidí cambiar diametralmente el rumbo de mis estudios (como dije en una ponencia reciente, cuando se cierra una puerta, es tiempo de abrir ventanas) y me matriculé en Administración y Dirección de Empresas, carrera universitaria que se convirtió en mi pasión. Durante aquellos años, también tuve el placer de visitar la Feria del Libro, aunque mis adquisiciones comenzaran a ser libros de management.

Mis visitas a la Feria del Libro fueron constantes desde aquel año de COU, con la excepción de los dos años que compatibilicé mis estudios con mi trabajo como socorrista (pues desde el 15 de mayo hasta el 15 de septiembre sólo tenía los días libres que solicitaba para hacer mis exámenes) hasta que me licencié y me fui a trabajar a Ponferrada.

Ahora que se cierra el telón de esta edición de la Feria del Libro, he sentido cierta nostalgia de aquellas visitas, consciente de que, mis cambios de residencia (Ponferrada, Valencia, Galway, Nueva York y Valencia) me han mantenido alejado más de una década de la misma.

David Torija

davidtorija@hotmail.com

Publicado en Trozos de mi alma | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Mi experiencia con la oratoria

El autor preparando una reunión de ToastmastersSiempre me ha atraído hablar en público. Recuerdo que durante mi época universitaria, cada vez que alguna autoridad daba una conferencia en el aula magna de mí Universidad, el turno de ruegos y preguntas quedaba casi desierto, pues nadie parecía atreverse a intervenir. Era entonces cuando yo solicitaba la palabra y, micrófono en mano, hacía una pequeña exposición sobre lo que me había parecido la disertación del ponente y finalizaba con una o varias preguntas que, al objeto de generar debate, eran casi siempre polémicas.

Aquello se convirtió en costumbre. Incluso llegué a tener mi público. En cierta ocasión, unos compañeros residentes en Ávila, al ver que estaba tomando notas con la intención de preguntar, esta vez fue a Esperanza Aguirre, por aquel entonces Ministra de Educación, decidieron quedarse hasta el final de la conferencia, aunque aquello les supusiera perder el tren y llegar dos horas más tarde a su casa. No les decepcioné.

Otras de mis víctimas fueron el por aquel entonces Alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano (quien, en un aparte, me felicitó por mi intervención), el presidente del Tribunal Constitucional, incluso el Director General de la Guardia Civil.

Durante mi etapa en la promoción inmobiliaria, cuando finalizábamos la entrega de viviendas de un edificio, para que se constituyera debidamente la comunidad de propietarios, celebrábamos un ágape, a cargo de la empresa, en un restaurante. Antes del mismo, hacíamos una pequeña presentación, en la que se convenía cómo se iba a realizar el servicio post venta para agilizarlo al máximo, se presentaban a un par de administradores, desinteresadamente, para que los propietarios eligieran quien iba a ocupar tal cargo…Me sentía especialmente cómodo hablando para todas aquellas personas, sabedor además, que estaba consiguiendo generan buen ambiente entre nuestros clientes y la empresa.

Durante mi MBA, disfrutaba cuando tenía que presentarme cada fin de semana que arribaba un nuevo profesor. En plena crisis inmobiliaria, siempre hacía algún chascarrillo afirmando que procedía del sector con mayor proyección, el inmobiliario. Supongo que debía caer en gracia a mis compañeros, pues me eligieron mayoritariamente como delegado sin presentarme a la elección, en detrimento de los dos candidatos existentes. El experto en Recursos Humanos, Juan Luis Garrigós, interpretó mi elección como un signo de liderazgo, yo, humildemente, lo consideré tan sólo un gesto de aprecio de mis compañeros.

Confianza a la hora de hablar en público, que también siento cuando tengo que exponer un trabajo ante unos clientes, o que me ha ayudado en las más que tensas reuniones del consejo de administración de una empresa con intereses en África de la que formo parte y en las que he tenido que agudizar al máximo el ingenio para tratar de buscar soluciones cuando todo parecía enfrascado entre las partes.

He tenido la fortuna de tener un campo de prácticas estupendo: Toastmasters. Permitirme que os cuente la historia.

10426171_654048238026990_3125608582461605553_nTras regresar de Estados Unidos, comencé a frecuentar lugares donde se celebraban intercambios de idiomas. Todos los martes, al salir de trabajar, iba a El Laboratorio2, por aquel entonces regentado por mi amiga Ricarda (hoy copropietaria de Leipzig Bar) y mi amigo Marc (propietario además del Café de las Horas). Allí conocí a mi buena amiga Julia Roberts, quien me habló por primera vez de Toastmasters.

Corría el mes de octubre del año 2011, en solitario, con la invitación que Julia me había cursado, entré por primera vez en una reunión de Toastmasters (asociación internacional dedicada a mejorar la oratoria y las habilidades de liderazgo, con más de 300.000 miembros a lo largo y ancho del mundo). Las reuniones se celebraban en inglés, con la excepción de otros dos compatriotas, lengua materna de todos los allí presentes.

Las reuniones tenían lugar en la primera planta de un bar regentado por un súbdito británico. El sitio era algo lúgubre. Yo llegaba directamente del trabajo y lo hacía un poco tarde, por lo que me perdía la explicación de los distintos roles que allí se desempeñaban. Un buen día, me pidieron que desempeñara un rol, cuya explicación no entendí, e hice un ridículo espantoso. Sonrojado, camino de casa, me decía a mí mismo: aquí no me vuelven a ver el pelo, que vergüenza.

Pero como no soy persona que se rinda fácilmente, al día siguiente por la mañana solicité mi ingreso en Toastmasters. Es más, también solicité hacer mi primer discurso. Recuerdo que el día del mismo, tuve que viajar a Madrid por trabajo. En el AVE de regreso a Valencia fui repasando mis notas. Aquella tarde, en el restaurante Sierra Aitana, no hice precisamente un discurso brillante. Pero seguí practicando, poniéndome nuevas metas… Si hablar en público no es fácil, menos aún es hacerlo en un idioma que no es el tuyo, pero, como todo en la vida, requiere de voluntad y práctica (ayer di mi discurso número 25 en Toastmasters, 20 de ellos los he dado en inglés).

Retomando el guión cronológico de esta historia, en mayo de 2012 me presenté voluntario para formar parte de la dirección de Toastmasters Valencia (quería ayudar al crecimiento del club y mantener reuniones en inglés). Fui elegido como vicepresidente de membresía (traducción del inglés). Al año siguiente desempeñé la vicepresidencia de educación y este año he desempeñado la presidencia. Durante estos años hemos crecido significativamente en cuanto al número de miembros, hemos comenzado a celebrar reuniones también en castellano, organizado campeonatos de oratoria (el de España incluido)… la experiencia me ha servido para conocer gente estupenda de quienes he aprendido muchísimo, para mejorar mi oratoria, mi inglés, la escucha activa, aprender a dar feedback constructivo…El trabajo y el esfuerzo han merecido la pena.

A partir del 30 de junio, continuaré en la dirección ocupando un puesto honorífico, pero mucho más descargado de trabajo, pudiendo disfrutar más de las reuniones y con la posibilidad de dar más discursos, porque hablar en público, os aseguro que engancha.

David Torija

Publicado en Management & Leadership | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Reseña de Todo lo que era sólido de Antonio Muñoz Molina

Todo lo que era sólidoEn su libro Mis mundiales (reseñado por mí en este espacio hace unos meses), Inocencio Arias recomienda la lectura de este libro de Muñoz Molina, es más, afirma que debería ser de obligada lectura si queremos entender qué nos ha llevado a la actual coyuntura económica. Tras leerlo, sólo puedo decir que Chencho tenía razón.

Antonio Muñoz Molina fue testigo en primera persona de los desmanes económicos de la clase política (tanto estatal como autonómica), desde el Instituto Cervantes de Nueva York, institución que él dirigía en los años del despilfarro económico nacional. Nueva York parecía ser la obsesión de la clase política. Viajes innecesarios con gastos desmesurados, para celebrar eventos inútiles a los que finalmente sólo acudían el séquito que a todo trapo viajaba desde España y la comunidad española afincada en Nueva York.

En sus primeras páginas, Antonio Muñoz Molina cuenta cómo conoció a un empresario valenciano, afincado por aquel entonces en Nueva York. Empresario que llegó a situarse entre las primeras fortunas del mundo según la revista Forbes. Me sorprendió toparme en el libro con él, pues en su día tuve alguna relación de colaboración puntual con su compañía. El comportamiento bursátil de su inmobiliaria fue un fiel reflejo de lo que fue el conocido boom inmobiliario (El precio de la acción llegó a revalorizarse un 1.100%). El desplome del precio de sus acciones fue el detonante del estallido de la burbuja.

18 de abril de 2007, el destino quiso situarme en las oficinas centrales de la mencionada compañía en el momento del desplome de sus acciones. Teníamos previsto reunirnos con la plana mayor de aquella empresa (con la excepción de su presidente, quien dirigía la compañía desde la ciudad de los rascacielos). Recuerdo el rostro de preocupación del Consejero Delegado sentado en su despacho frente a la pantalla de su ordenador. Pulsaba la tecla intro constantemente para actualizar la cotización y comprobar el desolador comportamiento del precio de una acción cuya cotización tuvo que ser suspendida por la CNMW. Finalmente se excusó y no asistió a nuestra reunión.

El caprichoso destino, me llevó de nuevo a las mismas oficinas, al despacho de su Consejero Delegado, el día en que se hacía efectiva la absorción de la compañía por otra empresa (tras una jugada estratégica que se dio la vuelta tras el desplome bursátil). Pese a la incertidumbre del momento, esta misma persona (quien finalmente perdería su puesto aquel día), mano derecha del presidente, tuvo la deferencia con nosotros de verificar que la operación conjunta que habíamos mantenido estuviese debidamente finiquitada. Unos años más tarde, colaboré escribiendo artículos de economía en un medio que él dirigía.

Volviendo al libro, Antonio Muñoz Molina no deja títere con cabeza, pero dice verdades como puños que invitan a reflexionar, ejercicio poco practicado en este país antes llamado España. He echado de menos, eso sí, un mayor número cifras y datos que dieran un mayor peso a sus argumentos.

No hay estamento que se libre de la crítica del autor, incluido el partido político de su juventud u otros que son o han sido de su simpatía. Aunque es bastante objetivo, se ceba en exceso con la Iglesia Católica y no acierta en su percepción de la función y el coste real de las escuelas concertadas en España.

Realiza un certero análisis de la situación de la Administración Pública. Por un lado, existe duplicidad de empleos en las distintas administraciones (muchos de ellos innecesarios, creados y adjudicados para el entorno de sus promotores) y carencia de empleos vitales (policías, médicos, jueces etc.) Por otro lado, la ausencia de planes de carrera dentro de la administración pública da píe a la desgana y a la baja productividad de parte del funcionariado.

Tras bucear en la hemeroteca para documentarse para esta obra, su autor da pelos y señales del despilfarro mayúsculo que hemos vivido en las últimas décadas, con numerosos y bochornosos ejemplos.

Todo esto ha sido posible con la complicidad, por dejadez, de una sociedad civil que vivía, vivíamos, hipnotizados por la ilusión monetaria del dinero barato prestado a borbotones. No hemos sabido fiscalizar las actuaciones de nuestros dirigentes, permitiendo obras faraónicas inútiles que nunca debieron acometerse, desfalcos sonrojantes y despilfarros de todo pelaje.

Os invito pues, a leer este libro y reflexionar sobre nuestros errores, al objeto de no volver a caer en la misma piedra.

Todo lo que era sólido

Antonio Muñoz Molina

Seix Barral

 Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Reseña de Apunta a las estrellas y llegarás a la luna de Leopoldo Fernández Pujals

Apunta a las estrellasMi tía (política) Rosi, le preguntó estas navidades a mi mujer (que es quien mejor me conoce) qué regalo podía hacerme. Su sugerencia fue este libro, pues reúne dos de mis pasiones: el mundo de la empresa y la lectura.

Lo he leído con detenimiento en un par de días (robándome horas de sueño) y me ha parecido apasionante. Tal es así, que lo he situado en mi mesilla, como uno de mis libros de cabecera, junto a Winning de Jack Welch, que es para mí, como he confesado en varias ocasiones en éste espacio, la biblia de los negocios.

El libro es una autobiografía de Fernández Pujals. Cuenta cómo abandonó Cuba, siendo un niño, tras la arribada de Fidel Castro al poder. Su familia tuvo que empezar de cero en Estados Unidos y ser testigos, a veces desde la distancia, otras veces desde primera línea, de cómo les eran hurtadas a ellos y a los que allí quedaban, no sólo sus propiedades, sino los derechos más elementales.

Una pequeña parte del libro se dedica, precisamente, a denunciar el empobrecimiento de la isla y la opresión a la que los hermanos Castro han venido sometiendo a la población de la Cuba natal del autor, transformando un país emergente en un país totalmente en ruinas. Don Leopoldo lanza en su libro un aviso a navegantes para quienes creen en soluciones populistas y milagrosas que, enarboladas por nuevos caudillos que aprovechan coyunturas desfavorables, condenan tras su llegada a la hambruna a sus ciudadanos.

El autor nos habla, a lo largo de la obra, de la importancia de los buenos hábitos que sus padres le inculcaron. Buenos hábitos que son el secreto del éxito en la vida y en los negocios. Cuenta cómo su padre le ha ido recomendado libros a lo largo de su vida. Lecturas que han enriquecido y ayudado al autor en su carrera profesional.

He de confesar que he subrayado y tomado nota de muchos de los libros que Fernández Pujals menciona en su obra, y que ya he comenzado a buscar alguno de ellos.

Don Leopoldo nos cuenta también su aventuras y desventuras universitarias, las lecciones  aprendidas en la Escuela de Oficiales del Ejército estadounidense, su paso por Vietnam

La mayor parte del libro se dedica a la narración de la experiencia profesional del autor desde sus comienzos como vendedor en Procter & Gamble. Dedica varios capítulos a desgranar los logros alcanzados en Johnson & Johnson, que son en sí mismos un completo manual sobre ventas para el lector.

Sus éxitos se deben a los buenos hábitos adquiridos, la tenacidad y la firme determinación de alcanzar sus metas huyendo de lo que el autor afirma que son los peores enemigos de uno mismo, la mieditis y la excusitis.

Don Leopoldo siempre persiguió un sueño: montar su propio negocio. Así fue como un buen día fundó TelePizza, transformándola en el gigante que es hoy en día. El autor cuenta cómo creó su primera pizzería, el crecimiento de la compañía, cómo su propio hermano conspiró para echarle de la presidencia de la empresa y cómo gracias a la ayuda de un puñado de fieles directivos y a la lógica aplastante de los resultados, regresó a la presidencia. Tras llevar a la compañía al Ibex 35, vendió sus participaciones de la compañía a finales de 1999.

Unos años más tarde, arribó a la presidencia de Jazztel. Compañía que, encontrándose al borde de la quiebra, saneó, la hizo competitiva y consiguió que cotizase en el Ibex35.

Leopoldo Fernández Pujals actualmente promueve la puesta en valor a nivel mundial del caballo de Pura Raza Española a través de su Yeguada Centurión.

Este libro es mucho más que una autobiografía de un trabajador y emprendedor exitoso. Es un ejemplo motivador, lleno de lecciones basadas en la experiencia vital de su autor, quien respira entusiasmo por los cuatro costados.

Tras su lectura, se acrecientan aún más mis ganas de comerme el mundo, de ahí que recomiende este libro a todos aquellos que quieran emprender, a quienes persiguen un sueño, a quienes quieran mejorar en el desempeño de sus funciones y crecer profesionalmente.

Apunta a las estrellas y llegarás a la luna

Leopoldo Fernández Pujals

Espasa Libros. Barcelona 2014

Una reseña de David Torija

Publicado en Entrepreneurship | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Reseña de La vida es un regalo, de María de Villota

La vida es un regaloA primera hora de aquella mañana de octubre, me dirigía en mi coche hacia el Registro Mercantil de Valencia, donde tenía que hacer unas gestiones para un cliente. Iba escuchando la radio cuando, de repente, saltó la noticia, habían encontrado el cuerpo sin vida de María de Villota en la habitación de un hotel de Sevilla. Caprichos del destino, María falleció un par de días antes de presentar el libro que hoy reseño, y que es, precisamente, un alegato por la vida.

Llegué temprano a mi destino, y me quedé consternado en el coche escuchando la noticia. No soy seguidor de la Fórmula 1, pero conocía la historia de María, su exitosa y prometedora carrera y su trágico accidente. La emoción incontenida del Presidente del Federación Española de Automovilismo, al ser entrevistado en la radio a los pocos minutos de conocerse la noticia, era una muestra de la calidad humana de María.

La luz de María no se apagó aquella mañana. Brilla en su libro aquí reseñado, fuente de inspiración y ayuda para aquellos que quieran sobreponerse a los golpes atizados por el implacable y cruel destino, y en la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, dedicada a mejorar la calidad de vida de los niños con enfermedades neuromusculares, con la que María colaboraba activamente.

Como decía, ni sigo la Fórmula 1 en particular, ni el automovilismo en general. En parte se debe a una experiencia vivida casi una década atrás, en el circuito de Cheste, durante unos entrenamientos de Fórmula 1, en el transcurso de la presentación de una empresa de energías renovables con la que tuve cierta vinculación en sus inicios. Mientras visitamos el bóxer de Renault, fui testigo de cómo Fernando Alonso se negó a firmarle un autógrafo a un niño que, tras la negativa de aquel, rompió a llorar desconsoladamente. Su padre y una azafata hicieron el paripé y le entregaron un papel firmado por ésta, simulando ser la firma de Alonso, todo ello ante la impasible mirada del piloto asturiano.

Volviendo al libro, aun no siendo aficionado al automovilismo, me ha gustado y me ha emocionado su lectura. En La vida es un regalo, María cuenta las dificultades a las que siendo mujer ha tenido que hacer frente a lo largo de su carrera automovilística. Narra cómo fue y cómo sobrevivió a su accidente. La traición de su equipo, que la abandonó culpándola injustamente del accidente. Y lo hace sin un ápice de rencor, con un entusiasmo que lleva al lector a involucrarse emocionalmente con la historia de María.

María de Villota era un ejemplo de cómo sobreponerse a cualquier adversidad, por muy dura que sea porque, como dice el título de este libro cuya lectura recomiendo abiertamente, la vida es un regalo.

La vida es un regalo

María de Villota

Plataforma Editorial

Una reseña de David Torija

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las enseñanzas de El vendedor más grande del mundo II. Los diez secretos del éxito. Una obra de Og Mandino

El vendedor II

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. He aquí la excepción que confirma la regla.

Ya reseñé en su día la primera parte de El vendedor más grande del mundo. Hoy le toca a la segunda. Ambos forman parte de mis libros de cabecera. El secreto del éxito radica en  tener buenos hábitos y en tener la firme determinación de, a base de esfuerzo y buena práctica, conseguir las metas que uno se proponga. Esto es lo que se trata de transmitir en las dos partes de El vendedor más grande del mundo.

Estos días he vuelto a leer la segunda parte. De ahí que comparta con vosotros sus enseñanzas, porque todos tenemos algo que vender.

Al igual que la primera parte, la historia transcurre en Damasco, en tiempos de Jesucristo. Erasmo, el protagonista de esta historia, quien pasó de ser un simple camellero a ser el vendedor más exitoso del mundo (como se narra en el primer libro), vive recluido en su palacio tras la muerte de su querida esposa. Una señal divina, le devuelve la vitalidad y las ganas de transmitir el legado del éxito que él en su día recibió en forma de pergaminos.

Tras recorrer medio mundo contando los secretos del éxito del arte de vender en particular y de la vida en general, decide regalar su legado a las generaciones venideras, y dedica sus últimos días a reescribir los pergaminos que en su día él recibió, enriqueciéndolos con su experiencia vital.

Éstas son las enseñanzas que nos deja esta preciosa historia, cuya lectura recomiendo:

  • Nunca más me compadecerá de mí mismo ni me despreciaré. El día tiene 24 horas para todo el mundo y todos estamos hechos de la misma materia, por lo que con determinación, cualquiera puede conseguir lo que se proponga.
  • Nunca más saludaré la alborada sin un mapa. Uno de los hábitos más productivos que existen es fijarse objetivos ambiciosos, realistas y alcanzables cada mañana.
  • Siempre bañaré mis días en la dorada corriente del entusiasmo.
  • Nunca más volveré a ser descortés con los demás. La empatía mueve montañas.
  • Buscaré siempre la semilla del éxito en todas las adversidades. La vida es un proceso de aprendizaje continuo, las dificultades nos curten y enseñan.
  • Nunca más realizaré una tarea sin esforzarme al máximo.
  • Siempre me entregaré en cuerpo y alma a la tarea que realice.
  • Nunca más esperaré que la oportunidad se me presente en bandeja. El éxito hay que salir a buscarlo.
  • Cada noche examinaré los actos del día.
  • Siempre me mantendré en contacto con mi Creador a través de la oración. Se sea o no creyente, la vida es un regalo que hay que agradecer y aprovechar.

El vendedor más grande del mundo II

Og Mandino

Ediciones Grijalbo

Barcelona, 1988

Una reseña de David Torija

Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Taller: Plan de Negocio

Wayco Cursos

Tienes una nueva oportunidad para aprender a elaborar un Plan de Negocio en el taller que impartiré próximamente.

¿Cuándo?

El próximo 16 de abril.

¿Dónde?

En Wayco School, calle Gobernador Viejo 29 (Valencia).

¿Horario?

De 16 a 20 horas.

¿Cómo puedo apuntarme?

Siguiendo este enlace

Sólo cuando baja la marea, se sabe quién nadaba desnudo. Warren Buffett

Wayco School

David Torija Wayco School

David Torija

Publicado en Entrepreneurship | Etiquetado , , | Deja un comentario

Reseña de Emilio Botín y el Banco Santander. Historia de una ambición

170 BotínIntroducción

Noviembre de 2010. Por aquel entonces estaba a punto de cerrar mi etapa profesional en el sector inmobiliario, a través de un empresario castellonense me surgió una oportunidad de negocio en Chile. Tras varios días en el país andino, aquella mañana nos dirigíamos a una cita, concertada con antelación desde España, en la entidad financiera con mayor presencia en Chile, el Banco Santander. Tras bajar del taxi, en pleno centro de Santiago, me quedé impresionado al comprobar que la gran mayoría de los edificios, a uno y otro lado de aquella calle, pertenecían al Banco Santander. Aquella mañana comprendí la verdadera dimensión de este banco global de origen español.

Ya en septiembre de 2014, camino de mi oficina, me quedé perplejo cuando Luis Vicente Muñoz anunciaba en Capital Radio, minutos antes de la apertura de la bolsa, que la CNMV suspendía la cotización de las acciones del Santander tras haberles sido comunicado el fallecimiento de su presidente, don Emilio Botín. Semanas después apareció en las librerías el libro que hoy reseño.

El autor

Jaime Velasco Kindelán es licenciado en periodismo y tiene un amplio bagaje como periodista económico: Director de Actualidad Económica, corresponsal de Expansión en Nueva York, redactor jefe de la sección de empresas de Expansión, responsable del suplemento semanal de economía de El Mundo, socio director de Kindelán Consultores…son algunos de sus cargos en su envidiable currículo.

El libro

La obra no narra sólo la trayectoria de Emilio Botín en el Banco, sino que cuenta también la historia del Banco Santander desde su fundación y, por ende, la de su padre y su abuelo.

Velasco Kindelán cuenta cómo Botín, tras su arribada a la presidencia del banco, rompe el statu quo y el pacto de no agresión que existía entre los 7 grandes bancos españoles de la época, introduciendo la libre competencia con la creación de la Supercuenta (cuenta que remuneraba a los depositantes con un atractivo tipo de interés), iniciando lo que se conoce en el sector como la guerra del pasivo. Con el nacimiento de la Supercuenta el Santander aumentó significativamente su cuota de mercado.

Su creación se planificó sigilosamente, y pilló con la guardia baja al resto de entidades financieras, entidades que tardaron demasiado tiempo en reaccionar, aturdidos por el directo que les propinó Botín nada más sonar la campana.  Propio de alguien de quien siempre se ha dicho que su libro de cabecera era El arte de la guerra del General y estratega Sun Tzu.

Tras la guerra del pasivo, la estrategia elegida para crecer fue mediante la realización de fusiones y adquisiciones. La parte que menos me ha gustado del libro es aquélla que habla de la intervención de Banesto y su posterior adjudicación al Santander pues, a mi juicio, fue mucho más compleja y oscura de como en el libro se cuenta. Con el poder hemos topado. Y precisamente uno de los hombres más poderosos (tal vez el primero) de España era, sin duda, el desaparecido Emilio Botín.

He disfrutado con la narración de la compra del banco británico Abbey. Siempre me ha interesado la estrategia y la operativa de las fusiones y adquisiciones de empresas. Además, enlazando con la introducción de esta reseña, alejándome del libro y adentrándome en terreno personal, creo que deben ser muy rentables para juristas y consultores. Me explico, tras mí salida del sector inmobiliario, no fructificar la aventura chilena y finalizar mi MBA, en 2011 me tomé seis meses libres para mejorar mi inglés, tres de ellos en Nueva York, donde realicé un curso de inglés de negocios. Una tarde, presentados por un amiga común, me reuní con un empresario neoyorquino del sector del mueble que quería redefinir su estrategia empresarial. Al finalizar la reunión, me invitó a la inauguración de una exposición en Chelsea. Uno de los artistas era la hija de unos amigos suyos. Posteriormente, los padres de la artista me invitaron a una fiesta en su casa. Ubicada en el opulento barrio del SoHo, su casa, a la que se accedía en ascensor privado, ocupaba una planta entera del bloque, más de quinientos metros cuadrados de vivienda (el cuarto en el que guardaban las bicicletas era más grande que mi apartamento) en una de las zonas más caras de Manhattan. Su propietario (y padre de la artista) era una abogado experto, precisamente, en fusiones y adquisiciones.

Volviendo al libro, en el mismo se indica que, a día de hoy, el 50% del beneficio del banco procede de Latinoamérica, el 6% de Estados Unidos y el 44% de Europa. A España tan sólo es atribuible el 9% del beneficio del banco. Por lo que estamos ante un banco global de origen de español. Y es que, como he indicado en otras entradas en mi blog, las empresas, en una economía libre y global, no tienen nacionalidad, no son de un país o de otro, son de sus accionistas.

En la última parte del libro se cuenta cómo afectó a los clientes de la banca privada del Santander la estafa piramidal de Madoff en 2008. Incide en la importancia, para el futuro del banco, de saber adaptar las nuevas tecnologías a la gestión del mismo, algo que, según el autor, tenía muy interiorizado Emilio Botín. Finalizando, casi de forma premonitoria, con una reflexión sobre la sucesión en la presidencia del banco y dejando entrever las posibilidades de su hija Ana Patricia, lo que se produjo de manera precipitada tras la repentina muerte de don Emilio mientras este libro se encontraba en las cocinas de la imprenta.

EMILIO BOTIN Y EL BANCO DE SANTANDER. HISTORIA DE UNA AMBICIÓN

JAIME VELASCO KINDELÁN

PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL

Una reseña de DAVID TORIJA

Publicado en Finanzas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Teamwork

David Torija Toastmasters(Text of my speech at Valencia Toastmasters)

One of the greatest sportsmen ever, Michael Jordan, said once: talent wins games, but teamwork and intelligence win championships.

Fellow Toastmasters and guests, imagine we are in the late seventies, in the time of the cold war between the United States of America and the Soviet Union. When you could read headlines like:

• Storm over Cuba
• Communists at war
• Cold war
• Should we boycott the Olympics?

teamworkIce hockey was the biggest sport in the Soviet Union and one of the most popular sports in the United States of America.

Since the Innsbruck Olympics in 1964, there was only one winner, The Soviet team. They had won the Olympic Gold Medal in 1964, 68, 72 and 76.

In all this time, the American National hockey team only had gotten an Olympic Silver medal in 1972 at Sapporo. The Americans lost that final against the best national team in ice hockey history, the Soviet Union. That great team was led by the best goalie ever, Vladislav Tretiak, the Captain Boris Mijhailov, and the coach, Anatoli Tarasov considered the father of Russian hockey.

The Soviets won medal in nine consecutive Olympics, seven of them, gold medals. The Russians dominated ice hockey in the decades leading up to the eighties. They had beaten the US team in 27 of the last 29 games.

The Winter Olympic Games of 1980 would be celebrated at Lake Placid, New York.

As hosts, the United States of America did not want to be humiliated at home, again, by the Russian ice hockey team. The Americans chose for the Olympics a head coach named Herb Brooks. Surprisingly, the coach didn’t choose any star for the roster. He didn’t want a team made up only of individual talent, and he selected a group of amateur and collegiate players who
were able to play as a team.

At the first practice, there was a fight, to settle old scores, between two teammates. After the fight, the coach said we start becoming a team right now! We must start to get to know each other. One player broke the ice: I am Rob McClanahan and I play for Minnesota.

The American team won its first friendly match, but the coach didn’t feel satisfied with the players’ performance. They didn’t play as a team. After the match, without taking a rest, the coach got a whistle, and commanded his players to skate. Although they were exhausted, he kept them skating hard for hours. Suddenly, one player said: I am Mike Eruzione and I play for the United States of America. At that moment, they became a team.

Miracle on iceOn Friday 22nd of February of 1980, the United States of America beat the great Soviet Team and won the Olympic Gold Medal. That game has gone down in the annals of ice hockey history. That epic match is known as Miracle on Ice.

Henry Ford said coming together is a beginning. Keeping together is progress. Working together is success.

The moral of this story is that everything is possible if we work as a team.

And this is why we have been here, in Toastmasters, for more than 90 ??????????????????????years. 90 Years of success stories, 90 years helping each other, supporting each other. 90 Years working as a team, developing our communication skills to become better communicators in a better world.

David Torija

Publicado en ARTICLES IN ENGLISH | Etiquetado , , , | Deja un comentario